Si nada nos salva

-¿Y qué ocurrió al final?

-Que ella le rescató a él.

(Pretty Woman)

01a59071b05bb6c7a364f31538c6cc9f

Mi antigua casa fue un castillo. Sí, como lo lees, un castillo. Tenía un foso y una puerta levadiza. Estaba plagado de guardianes de hojalata y lámparas de araña. Y tenía un dragón, formaba parte de los gastos, me entraba con el alquiler. Y estaba bien, era un buen animal de compañía. No daba mucha guerra, pero bueno…cuando bostezaba me quemaba las cortinas.

Decoré cada estancia con amor, haciendo muchos viajes al reino de Ikea. Llené la cocina de pre-cocinados y manteles desechables, y vestí el baño de albornoces bordados con su nombre.

Decidí que mi dormitorio estaría situado en lo más alto de la más alta torre, con vistas a la montaña y a los jardines. Encerraba un encanto especial, contaba historias de princesas y despertadores. Moqueta rosa y cuadros grises. Tocador blanco y chimenea a pilas. Era tan bonito que planté mi colchón y decidí que ahí cerraría los ojos y abriría la imaginación. Y soñaría.

Decidí que ahí me quedaba, a esperar.

Decidí que ahí me sentaba, a verle llegar.

742fc4d0f21db17eac77b00be8cadb4e

Y esperé. Esperé tanto que las pilas de la chimenea se agotaron. Sentada en la moqueta, miraba los cuadros tantas horas por aburrimiento, que hasta (creo que) cambiaron de color. Pasaron del gris al verde. Verde esperanza. Que la esperanza es lo último que se pierde. Y me quité el reloj y dejé de medir el tiempo que pasaba mientras que esperaba. Y dejaba la ventana abierta siempre, aunque hiciera frío, aunque hiciera calor, aunque lloviera.

Yo creía que vendría a salvarme. A salvarme del tedio y  de la rueca. A salvarme de mis pensamientos y de mi temor a no ser salvada. A hacerme creer que yo también podía ser despertada con un beso, y no con la alarma del móvil. Yo pensaba que vendría, y que saldríamos juntos a pasear al dragón.

Pero no. Nunca vino. Tal vez fuera que se le escapó el caballo y por eso no pudo llegar. Y ya sabéis, el transporte público va fatal. Y además, puede que no avisara porque la paloma mensajera estaba de día libre. “Y las señales de humo no me llegan. Debe ser porque no tengo wifi, aquí tan arriba, en lo más alto de la más alta torre. Sí, será por eso que no me llegan sus mensajes. Se retrasa, pero viene.”

Debe ser que le ha salido una batalla por el camino, o una birra con algún amigo.

Vendrá. Vendrá. Vendrá.

Aún no voy a cerrar la ventana. 

¿Pero y si no viene porque no, sin más? ¿Y si tiene otra princesa en otro reino? ¿Y si está en peligro y necesita ser salvado él? 

Ya no es el príncipe el que salva a la princesa. Ahora es la princesa la que salva al príncipe.

Esas suelen ser las tres preguntas que nos hacemos por lo general, o que deberíamos hacernos. Pero curiosamente, la ceguera de algunas relaciones nos lleva casi siempre a la tercera cuestión. ¿Un auto-engaño? Tal vez. ¿Algo real en ocasiones contadas? Pues también podría ser. Pero creo que casi siempre es mejor querer salvarte tú a querer salvar a alguien que ni te demuestra que quiera evitarte el daño que te hace la rueca al pincharte el dedo. 

Y no sé por qué pasamos tanto y pintamos tanto de verde la cruda realidad. No sé por qué pensamos que alguien que pasa de nosotras tal vez sea “porque está triste y agobiado y necesita que le salvemos del fatal desenlace que le supondrá que se rompa el hechizo”.  No sé por qué pensamos eso.

No sé por qué nos ponemos el disfraz de caballero, cuando en realidad queremos ser princesas.

c1ea26c7781003d2a851079a9cdd1062

Sí. Princesas. Unas tontas princesas de cuento.

Y no nos damos cuenta de que perdemos la corona rogándole a un amor que muy posiblemente no merezca nuestras atenciones. No vemos que la dignidad del tul de nuestra falda se pierde cuando nos vendemos por una migaja, por una minúscula molécula de amor. No vemos que la princesa nace, que nadie la hace. Que nuestro valor no fluctúa como los valores en la Bolsa. Nuestro valor sigue intacto aunque alguien deje de querernos.

Porque la vida es cambio y el amor va con ella. No son líneas paralelas, siempre se encuentran. Y conforme cambia la vida cambia el amor, y viceversa. Y las personas no paramos, andamos sin parar, exploramos caminos, avanzamos sin darnos cuenta. Y perdemos peso, vaciamos el corazón cuando la cabeza nos dice que ya no. Cambios, todo son cambios. ¿Cómo no iban a cambiar también los sentimientos?

¿Y sabes qué?

No pasa nada.

d9d0b267a0ad81417a55832a69bd3899

Porque si tu príncipe no te salva, tal vez no sea tu príncipe. Porque si esperas a ser salvada, tal vez deberías saber que nadie va a salvarte mejor que tú misma. 

Míralo de este modo: es mucho más sano para tu pelo poner una escalera en la ventana y bajar tú sola, sin necesidad de tirar la trenza y que trepen por ella. Qué dolor. Calla, calla.

Y en serio, si nada nos salva, qué más da.

Sé quien quieras ser. Princesa o caballero. Modelo o carnicera. Actriz o vendedora. Sé quien desees ser y aprende a cerrar la ventana cuando no entre más que agua. Sé quien tú eres, poniendo tu valor en alza, alzando la sonrisa, alzándote hasta el sol, tengas príncipe o no.

Y aprende que esto no es cuestión de castillos ni cuentos, somos sólo personas. Simples seres no-mágicos, que no saben qué hacer cuando se enamoran. Que cometen errores. Que no saben lo que quieren. O si. Al final siempre es eso, una cuestión de querer o no querer. Y volverás a querer. En serio. Y te volverán a querer. En serio.

Y si nada nos salva, que nos quede la poesía.

Y si nada nos salva, que nos queden las amigas.

21fb91abbad0cefff981851fa7395f1b

M.

Escrito por

Escritora novata, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

8 comentarios sobre “Si nada nos salva

  1. Ohhhh…yo me resisto a perder esa magia de p princesa!!! Se que la realidad es la que es, pero que bonito se vive en un mundo de princesas, castillos y dragones!!! Aunque no conlleve un príncipe azul, sino gris….la realidad es muy dura, deja que me quede un instante mas en mi mundo imaginario!!! Gracias eternas chica de los jueves!!!!,muakkk

    Le gusta a 1 persona

  2. Qué preciosísima reflexión.

    Yo seguiré siendo una princesa aunque ya no crea en los príncipes azules ni en los besos salvadores. Porque, como bien dices, princesa se nace.

    Un besazo

    Le gusta a 1 persona

  3. Me encanta! Y mucho!!!
    Que manía tenemos con pensar que el problema es nuestro o disfrazar la realidad excusando a quien ni se esfuerza en darnos una excusa. Lo mejor es no tener que depender de nadie, que la vida es muy corta para pasarla esperando…
    Un saludo!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  4. Enhorabuena!

    Te felicito por ser finalista, estoy visitando tu blog y de verdad que me parece muy interesante y recomendable, me hago seguidor tuyo!

    y te animo también a visitar otro blog finalista que estoy escribiendo, en mi caso en el ámbito de solidaridad y cooperación internacional
    https://cooperacioambalegria.wordpress.com

    Blog que nos tocará el alma al sentir próxima la realidad de África: nos permitirá viajar al modo de vida más rural, nos emocionará con la medicina más humana y entregada apasionadamente a los más necesitados, nos estremecerá al poner nombre propio y rostro y mirada a los niños que sufren desnutrición severa, nos hará reivindicar el papel de la mujer en África… A lo largo de este viaje descubriremos el motor que impulsó la creación del proyecto “Alegría con Gambo” porque “Todos hemos sido niños. Pero no todos han tenido infancia.”

    Un fuerte abrazo
    Iñaki

    Me gusta

    1. Hola Iñaki!

      Felicidades a ti también por ser finalista!!

      Gracias por pasarte, anoche te empecé a seguir yo también, tiene muy buena pinta tu blog y es algo que todos deberíamos leer y plantearnos seriamente.
      Mucha suerte en la final!!

      Un abrazo!

      Me gusta

  5. Me ha encantado. No tengo palabras, porque en algún momento me he sentido tan así, que es como si hubieras plasmado mis pensamientos.
    Es un acierto de post… Te lo voy a copiar 😉 y me lo voy a guardar para sucesivas veces.
    Además, se lo voy a enseñar a un amigo para que aprenda, que a veces esto no solo nos pasa a las princesas…

    P.D.: Enhorabuena por ser finalista. Te lo mereces.

    Me gusta

  6. Qué símil más conseguido con los cuentos de princesas. Me quedo con lo de no salvar a quien no se lo merece, bajar del castillo por nosotras mismas, sin lastimarnos, elegir lo que queremos ser, y sobre todo, que siempre nos queden las amigas. ¡Qué sería de mi sin mis amigas!

    Un beso Mamen.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s