20 Comments

  1. ¡Arriba el rosa, abajo el gris! 😛
    Te veo como esa niña disfrutando con las mezclas de colores. En mi casa tuvimos mucha suerte: mis padres nos dejaban incluso pintar en las paredes de nuestra habitación. Teníamos un papel supermono estampado con ranitas verdes y mi hermano y yo pasábamos el rato replicándolas a nuestro estilo. También dibujábamos en papel. Tengo que decir que yo lo hacía muy bien, pero pronto el “aprendiz” superó al maestro y cuando me di cuenta de que lo que yo pintaba en dos horas mi hermano lo hacía en diez minutos, y con mucho más arte, decidí que ése no era mi camino. El suyo sí, desde luego, y ahora es uno de los pintores más alucinantes que conozco.
    Sí, ya sé que tu relato no va de eso, pero me apetecía contarlo, jajaja!

  2. No dejes nunca que nadie o nada apague el rosa en tu vida. El rosa mola, si no, ¿por qué hacen las nubes de azúcar de color rosa? (vale… también hay azul) Jajajaja, es una buena forma de pintar el mundo, todo ROSA 🙂
    Nunca había prestado atención a las fotos que pones en el blog, más que nada porque el texto se merece todo el protagonismo, pero estas me han gustado mucho, no sé el motivo en especial, simplemente me han gustado y mucho.

    Un beso!!

  3. Aunque mi color nunca fue el rosa (fui de las “fans” del azul celeste durante muuuuchos años), tu entrada me ha enamorado, contagiándome el amor por el rosa, por las lluvias de colores, París y la Vie en rose… ¡Qué bonito todo!

    Y me alegro que el gris no apagara tu rosa, y no dejes que ningún otro lo apague. En todo caso que lo complementen o lo potencien 😉

    ¡Un besazo!
    Patri.

  4. Hoy aquí llueve. El día es tan gris que parece que la vida se ha convertido en una película en blanco y negro. Al leer esta entrada, aparecieron arcoiris y la banda sonora de Edith Piaf me ha transportado a una ciudad que bien podía ser París. Una ciudad que, por muy gris que parezca, es la ciudad de la luz, porque ahora la miro con unos ojos que brillan.

    Ya sabes que somos muy fans y nos gustan tus entradas siempre, pero esta es una pequeña obra de arte que trataremos de compartir a destajo.

    Un abrazo enorme y… nunca dejes de ser rosa! 😉

Deja un comentario