Tal vez nunca.

Tal vez nunca nadie entienda que hoy haya entrado en una librería sólo por estar rodeada de libros y sentirme en paz. Y olfatear sus historias, y beberme sus letras, y sentir las horas de trabajo, la magia, el esfuerzo. Tal vez nunca nadie comprenda que necesite, al menos, una vez por semana sentarme aquí, de cara a ti, dispuesta a abrir mi corazón para quien lo quiera leer. Tal vez nunca nadie logre meterse en la cabeza de alguien que tiene tantos cables sueltos, tantos cortocircuitos, tanto por hacer. Tal vez nunca nadie sea capaz de adentrarse en un armario tan lleno de trastos, en una lista con tantas cosas pendientes, en todas esas tareas que pospongo porque odio, en todas las revistas que nunca compro o en las series que nunca veo, porque siempre escribo, o siempre duermo.

Puede que nunca nadie sepa que trabajo tanto ahora para poder trabajar menos, para poder escribir más, para poder dedicar mi vida íntegramente a imaginar amor, vida, sueños, tiempos, lugares. Porque cuando se tiene una meta no hay que poner vallas, hay que correr, dejándose la piel en el asfalto, hay que sudar la camiseta, luchar por ello, latir por ello. Porque no puedes simplemente producir para los demás. Cuando tienes un tesoro, no puedes dejar que coja polvo, has de limpiarlo a diario, tienes que seguir sacándole brillo,  y tener claro que primero el uno y después el dos. Que siempre he odiado que me dijeran esa expresión cuando he ido muy estresada en el trabajo, porque creo que es muy fácil decirlo, pero muy complicado practicarlo. Pero sí. Orden. Establecer un orden es justo: es lo más justo.

POSTHOY2

Puede que nunca nadie comprenda que haya días que no sea superwoman, que por momentos prefiera estar sola, que me guste pensar, que me encante perderme por la ciudad sin necesidad de un compañero de pasos. Puede que no se entienda que, a veces, prefiera callar antes que explotar, bailar antes que comprar, reír antes que gritar. Que cada vez me gusta menos la gente que grita, que habla mal, que desprecia. Que deberían tener un botón de apagado. Que son muy pesados. Que nunca ganarán ninguna batalla mas que la de quedarse sin voz.

Tal vez nunca nadie entienda que sigo llorando con cualquier gilipollez, como si tuviera cinco años, y que prefiero que así sea, porque si pierdo mi parte de niña, lo pierdo todo. Porque perder nuestra parte infantil es como quitar del bolso las llaves y dejar sólo el maquillaje. Y reconozco que me gusta sentir esa parte humana que renace de las entrañas de la chica que se cree capaz de todo, pero que algunos días, sólo necesita un beso en la coronilla y un “todo irá bien”. 

Bueno. Y recuperando el tema, no sé si alguien en este mundo compartirá mi amor por la música sesentera, por el blanco y negro, por el amor inmortal, por los poetas muertos y también por los vivos. Por París, por las flores, por el café. Por las caracolas de chocolate y las pizzas con pesto. Alguien que entienda que cocino poco más que macarrones y huevos fritos, que no aguanto madrugar, aunque me empiece a acostumbrar. Alguien que entienda que veo todos los realities habidos y por haber, todos los programas chungos rollo “Plane Jane” o “Pimp my ride”. Alguien que respete que siempre llevo los calcetines desparejados. Alguien que sepa cuando miento y cuando digo la verdad. Alguien que tenga la capacidad de medir la anchura de mis ojeras y saber de dónde provienen. No sé si ese alguien existirá, aunque espero que sí.

Y tampoco sé si habrá alguien que entienda que siempre mensajeo y nunca llamo, simplemente,  porque odio hablar por teléfono. Y que últimamente me da pereza hasta eso, mensajear. Que ojalá tuviera la capacidad de comunicarme con la mente. Y ya está.

post hoy1

Tal vez nunca nadie entienda que cuando quiero, quiero con todo, desde las pestañas hasta las uñas de los pies. Que me tiro al agua. Que soy capaz de andar descalza por las brasas si al final del camino está quién sea que tenga que llegar. Que odio tirar toallas, frenar en seco, pegar pies al suelo. Que sigo brindando por todas las veces que me perdí en un beso sincero. Que esos besos son los que componen los cimientos de las calles por las que caminas, el mundo, la tierra, el todo que te envuelve, la manta que te tapa.

Pero tal vez nunca nadie llegue a saber lo que esconden tantas palabras. Porque las palabras hablan mucho más por lo que callan que por lo que cuentan. Siempre hay alguna pausa, algún blanco, alguna coma que pones o que quitas, algo que yace detrás de la obviedad. Si encuentras alguien que vaya más allá de tus obviedades, si hallas entre tanta alma perdida algún valiente que decida cavar entre tantas y tantas líneas buscando lo que nunca cuentas, nunca le pierdas. O al menos intenta no hacerlo.

Porque cada vez es más complicado encontrar primavera entre tanto invierno.

Porque tal vez nunca nadie entienda de qué está compuesto mi corazón. Tal vez nunca nadie comprenda, no por no poder, sino por no querer. Tal vez nunca nadie lea este post con los ojos con los que yo lo he escrito, pero, ¿sabéis algo? Me da lo mismo. Porque mientras yo me entienda, qué más da que el resto no lo haga.

Porque hace algún tiempo descubrí que mientras tú te quieras, da igual todo lo demás. Y desde entonces, y aunque nunca nadie lo entienda, me pinto los labios de rojo y olvido los problemas, pongo música y me siento en pleno concierto de rock, abro un libro y vivo más y mejor, bebo vino por saborear y no para olvidar.

Porque bien pensado, creo que esta vida es como un gran parque de atracciones por el que vale la pena pagar entrada. Y si nadie se sube contigo a la montaña rusa, qué más da. Ponte el cinturón de seguridad y disfruta de la vuelta, aunque nunca nadie entienda que viajes sola.

Y que encima, te guste.

94f6b647b4f83622f2d15745142331fc

M.

 

Escrito por

Escritora novata, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

27 comentarios sobre “Tal vez nunca.

  1. I love it! Nunca cambies! Estás en la misma etapa q yo… Que sabes lo q te gusta y lo que no te gusta, q sabes q quieres hacer y lo que no y te da igual lo que diga el resto, y desde q ignoras la vocecita de tu cabeza q se preocupa por lo q dice el resto, vives mejor y más feliz y parece q la gente te aprecia más… Y si te da el bajón q te de q ya saldrás… Son las hormonas jajaja

    Me gusta

  2. Por cierto “plan Jane ” es la misma serie de “Jane the Virgin “? pq si no lo es te encantaría! Es buenísima! Y si es la misma… A qué es genial! Jajaja

    Me gusta

  3. Yo soy fiel defensora de que el tiempo es el mejor maestro. Nos ayuda a conocernos, a saber lo que queremos y lo que no. Nos vuelve selectivos, en el buen sentido. Y a mí también me enamora París y me gusta perderme sola por Valencia. Me encanta tener tiempo para mí, no estar pendiente de si gusto o no, sino de ser yo misma.

    Un beso grande guapa ;

    Me gusta

  4. Me ha gustado mucho, yo también necesito libros a mi alrededor aunque reconozco que soy más de bibliotecas que de librerías porque vivo en un piso tan pequeñito que casi no entran los nuevos… hago cosas tontas como leerlos y si de verdad de verdad me gustan y no puedo dejar de pensar en ellos, entonces compro un ejemplar para volver a sus páginas cuando necesite vida. A veces los regalo a personas que quiero y que son como ellos. Nunca dejes tu autenticidad de lado, está ahí en tus líneas y nunca dejes de escribir. Por ti, pero también por los que te leemos 🙂

    Me gusta

  5. Merece la pena hacer ese viaje! cada palabra…una a una, sin pausa…me siento tan identificada…q me creo yo! te siento o me haces sentir de la misma forma que yo siento y de la misma manera q yo me expresaría..porque cuando habla el corazón…se nota..! por series como “plain Jane”…por mis “queridos poetas muertos”…por “oh, Capitán, mi Capitán…!! por tantas y tantas cosas…! personas q dejan huella…Somos de este grupo….porque nuestros silencios hablan más que nuestras palabras…y un largo etc…..! Me emocionas, me motivas….y me enganchas! Almas del Universo
    Un besote, Virginia

    Me gusta

  6. Hacía tiempo que no leía algo con la boca tan abierta. Fan de las librerías y bibliotecas, a veces al estar entre tanto libro y saber que no voy a poder leerlos todos nunca me entra hasta ansiedad. Es maravilloso esto que has escrito. Enhorabuena.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s