Y sí, hemos cambiado.

Hemos cambiado. Todo ha cambiado. Yo he cambiado. Seguro que tú también. Y posiblemente tú, que lees (gracias por leer). Mi vida está de mudanza. No sé cómo estará la tuya, pero la mía está así. De mudanza. Tras unos seis años alejada de las calles que me vieron crecer, ha sido un regreso al pasado importante. Como coger una nave espacial y programarla para reaparecer en un momento ya vivido, en un lugar ya visto. Y tratar de ser la misma persona que cambió de galaxia. Pero no.

Porque cuánto he cambiado.

Cuánto.

925145e7c9063df3108e0b4b65df64f6

Seis años han llovido. Como granizo. Como barro que limpia. Como brisa que refresca las ideas.

Hace seis años no escribía. De vez en cuando, muy de vez en cuando, garabateaba chorradas si algún insensato no me hacía caso. O si algo no encajaba con mis pensamientos de cuento de hadas. Pero eso no era escribir tal y como lo entiendo ahora. Para nada. Con veintiuno pensaba que trabajaría un par de años más en la tienda, y que después calentaría la silla de alguna agencia de viajes, o llevaría con el brazo muy alto un paraguas llamativo que impidiera a los guiris perderse. Con veintiuno, si me hubieran contado todo esto, habría dicho “sí, claro, lo que tú digas (deja de beber)”.

Hace seis años pensaba que posiblemente, ahora mismo ya estaría casi-casada. Que, al menos, tendría coche propio. Que ya habría ido a Nueva York. Que habría pasado un par de meses en Alemania practicando mis básicas nociones de alemán. Que mi vida laboral, estaría plagada de experiencia relacionada con mi carrera. Que amistades que tenía, seguirían estando. Que seguiría saliendo con vestido y tacones a bailar alguna canción de Shakira. Qué pereza.

Ahora. Ahora casi ni salgo, o no al menos como salía antes, y si salgo voy más bien tirando a normal. Y no, no bailo nada de Shakira (la loba en el armario se transformó en maruja de sofá).

af1ef3a95bf145f73749312f0c1b78ab

 Ahora llevo bolsas de tela (viva Moderna de pueblo) en lugar de esos bolsos de piel de asa corta que llevaba hace años. Que no estoy en contra de los bolsos también, es sólo que creo que llevaba bolsos de señora. Creo que con veinte vestía como si tuviera cincuenta, y con veintisiete visto como si tuviera…¿diecinueve? ¿Complejo Peter Pan? Tal vez. ¿Moda? Tal vez. Sólo sé que me siento más niña ahora que en aquel entonces.

Ahora me maquillo cada vez menos. Con veinte llevaba una sombra de ojos horrible gris oscura. No sé. No sé porqué. Además, daba un asco enorme, porque a la mínima se cuarteaba cual persiana en movimiento. ¿Que por qué me pintaba así? Ni idea. Forma parte de mi lista de misterios. Como el porqué de mis cambios continuos de peinado, hasta que decidí ya no peinarme. Supongo que algún día descubriré si había algún motivo oculto, además del evidente: la inseguridad. Creo que todas las tonterías que hacemos de crías, tienen ese mismo denominador común.

Y qué suerte ese momento. Cuando abres los ojos y ves realmente que lo que cuenta es que tú estés bien, que seas feliz con lo que eres, que te sientas en paz contigo misma. Pero cuesta. Ese momento, cuesta sudor y lágrimas. Porque ya lo dicen, las mujeres somos complicadas, pero algunas nos llevamos el premio a la complejidad. Y nunca nada está como debería estar. Porque todo, siempre, puede ir a mejor. Y enloqueces. Enloqueces tratando de alcanzar ese “mejor”.  Y no te das cuenta de que lo mejor es lo que tienes delante, justo delante.

Y cómo he cambiado. Y qué sorpresa está siendo esta nueva vida, esta nueva etapa. Y qué rollo de post, lo sé. Porque tengo el cerebro colapsado de tanta presión y tanto estrés continuo (trabajo, libro, mudanza, eso que llaman vida personal, etcétera). Y si os digo la verdad, me empiezo a cansar de tanto listón, de querer pegar siempre el golpe en la mesa. De querer sorprender. Esto es un blog. Y sí, cuento con el orgullo de poder decir que “Yo estuve ahí cuando saltó toda esta moda de contar lo que se le pasa a uno por la cabeza”.  En un blog, la gente cuenta sus cosas, su vida, sus sentimientos, lo que ha comido, lo que lleva puesto, yo que sé. Ahora, la gente habla de los blogs como “webs” (yo también lo he hecho con el mío), porque la palabra “blog” automáticamente te convierte en “blogger”, y para muchos la connotación dejó de ser positiva hace algún tiempo, cuando todo el boom de la moda.

Y lo de “web” parece que queda mal con decir lo que te sale de las narices, porque tienes que medir lo que dices para que a la gente le guste, y tengas muchos likes y nuevos followers. Y que la gente se sienta identificada a tope. Y tal. Yo me he cansado (¿Cuántas veces habré dicho esto? Creo que me empiezo a repetir.). Y cuanto más miro alrededor, más me canso. Y ya sabéis que cuando me canso de algo, necesito contarlo y quejarme. Aunque no tenga razón. Porque eso es lo que se hace en los blogs. Una se queja. Y punto. Y hacía tiempo que no me quejaba. Hacía tiempo que no decía realmente lo que pensaba por aquí. Así, sin más.

Y eso. Quiero que este blog sea hoy esa hoja que vuela desde mi corazón hasta este café compartido, hasta esta sala llena de un público que no puedo ver, pero sí sentir.

1566befcc49a3f83a5503edcfb65f372

Porque volver aquí, a este barrio, me ha hecho sentir cual calcetín girado. Como si en lugar de jueves, fuera martes, de repente. Y todo cambiara sin avisarme. Pero a la vez, todo siguiera igual. No me gustan los cambios. Yo soy de esas que animan a los demás a cambiar, a afrontar la novedad y todo lo que conlleva. Sí, digamos que soy la animadora oficial, la que trata de que la gente sea positiva, pero que no siempre cree que lo que dice sea posible de realizar. Porque todos estamos compuestos de un polo positivo y de un polo negativo. Todos.

Y escribir. Me hace falta escribir. Porque escribir para mí es establecer normas, decidir acciones, controlar emociones. Escribir es la forma que tengo de auto-convencerme de que las cosas pueden ser mejores, de que todo puede ser lo extraordinario que queramos que sea, de que la vida es algo increíble que merece la pena ser vivido. Escribir es soñar, dibujar con mil colores una realidad que a veces pinta tan gris como el cielo que se sostiene sobre mi pelo bufado en estos momentos.

Escribir es colocar en estantes un montón de hojas desordenadas con palabras sueltas, con garabatos feos, con historias viejas. Escribir es resucitar, reaparecer tras la tormenta con una corona de flores y una falda larga. Andando. Corriendo. Bailando. Jugando con mis pies. Pintándome las uñas. Cortándome las puntas. Rizándome las letras. Sin parar.

Porque dicen que parar es la clave del desastre universal.

074e9aaeefbc345ab53200fd994b8048 (1)

Y aunque me estrese, o me agobie, o quiera patalear, no pararé. Porque no quiero desastres. Y si pasan, al menos que sea a nivel local, y no universal.

Y no pararé. Aunque los años me hagan ver estas calles como vías inconexas que funden mis plomos y me hacen pensar que algo ha querido que vuelva, que vuelva al principio. Porque, tal vez, me dejé algo perdido. Porque, tal vez, me toque volver a empezar. Y volveré a empezar, aunque no me gusten los cambios ni me atraigan las nuevas galaxias.

Porque sí, si algo he aprendido de todos vosotros y de mí misma en estos últimos años, es que para evolucionar es necesario rediseñar, reinventar, reconstruir. Y descargar de la mochila las piedras acumuladas. Y llenarla de flores, o aunque sean hierbajos arrancados del parque. Pero quitar lastre, siempre. Y despegar de nuevo, siempre.

Porque seis años me han cambiado, es cierto.

Y ya es hora de volver a merendar con la cría de veintiuno que llevo dentro.

d57b1796dba641bc3eaee2f9a3beaa34

GRACIAS por acompañarme en tantas letras.

GRACIAS por alentar un sueño.

M.

Escrito por

Escritora novata, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

8 comentarios sobre “Y sí, hemos cambiado.

  1. Me encanta todo lo que escribes, a veces me gusta mas y otras menos pero me encanta porque eres natural. Creo que la naturalidad se pierde día tras día y por lo tanto, es un privilegio leer a alguien sin poses o incluso a veces sin ganas.
    Me siento identificada en aquello que escribes, GRACIAS

    Me gusta

  2. No descargues nada, no te pongas listones, disfruta de tu imperfección, de lo que haces, de lo que eres y, sobre todo, sigue escribiendo (¿te lo he dicho alguna vez? 😛 ). No te compares con nadie, ni contigo misma, y continúa adelante, saboreando todo lo que estás consiguiendo. Y no me refiero a los “likes” ni a los “followers”, que están muy bien, claro que sí, porque quizás todo esto acabe reportándote también unos dineritos que no vienen mal, sino al propio hecho de ser capaz de sacar todo eso que llevas dentro y convertirlo en algo real, tangible. Porque tus palabras, tus textos, tus libros (que sean muchos, ¿no?), son logros tangibles, que quizás agraden a mucha gente, pero sobre todo, lo más importante, es que te satisfagan a ti. Desde luego, deberían hacerlo.
    Feliz reinicio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s