Lo más lejos a tu lado

Venía de camino a casa en el bus. No me quedaba casi batería, con lo que era muy kamikaze poner Spotify y cargarme la poca vida que le quedaba al teléfono. Qué aburrimiento. Mientras esperaba que llegara mi limusina roja, me había quedado congelada. Qué mal día para hacerme un moño, se me van a helar las ideas! Eso he pensado, más o menos. Lo cierto es que el comentario era mucho más soez y malsonante en mi cabeza, para qué mentir.

A lo que iba. Sin música en el bus, te enteras de todo. Las dos señoras que tenía a la izquierda, al otro lado del pasillo, iban comentando que “no saben nada de Enriqueta desde hace un año!”. Con su edad, y sin caer en la crueldad, igual deberían plantearse si la pobre Enriqueta, a la que están poniendo de vuelta y media, está viva o si tal vez, ha pasado a mejor vida. No sé. Tal vez, deberían llamar a su casa ya que la tienen tan en mente, no? Es curioso cómo el critiqueo sobrevive generación tras generación. Increíble.

84094fdd9ffaead06d765dbf0098c837

A mi derecha, nadie, sólo la ventana. Delante de mí, una chica mona, bastante mona, de hecho. Da rabia que huela a tabaco. ¿Por qué fuma la gente? Qué rabia me da. En fin. Enfrente puedo ver a “jovencitos” (no como yo, claro) que vuelven de clase. Y detrás, la conversación que ha captado mi atención (y supongo que la de todo el bus, ya que hablaban tan fuerte que hasta mi abuela podría haberlos escuchado).

La conversación ha empezado con el típico…”uy, no te había visto!” (eso es….MENTIRA). Chico y chica. Del “cuánto tiempo” han pasado al “y qué haces con tu vida?”. Que si él había terminado la carrera y ahora estudiaba idiomas. Que si ella hacía un módulo y en verano se iba fuera. Por Europa, muy arriba. Y ahí ha empezado la desmotivación. Otra vez. Han empezado a hablar sobre lo que todos hemos pensado alguna vez: irnos de España. “Aquí no hay futuro”. Eso he oído. Varias veces. Y vaya, tienen razón en un grandísimo porcentaje.  Pero resulta que justo hacía media hora, venía de hablar con un amigo al que le está yendo muy bien. Y resulta que, hay gente, a la que también le va bien. ¿Entonces qué hacemos? Muchas cosas van mal, pero os juro que otras van bien, os lo puedo prometer.

b21499e9c533fcb7ad5671668a516bab

 Mientras ellos seguían hablando sobre lo que todos sabemos y odiamos, he intentado hacer lo que mejor se me da: poner la mente en blanco. He mirado a mi derecha, por la ventana. Luna llena, más grande que nunca. Ha valido la pena girar el cuello en ese momento sólo por ver esa luna enorme. Me ha hecho pensar en los milagros. No sé por qué. Es una tontería, pero tiendo a pensar que en las noches de luna llena pasan cosas extraordinarias. Que de normal nunca suceden, y lo más extraordinario que me sigue pasando es sentarme en el sofá a ver la tele, pero nunca pierdo la esperanza.

¿Y qué haría yo si me fuera? Podría estar en este preciso momento en alguna ciudad europea, montada en una bici con cesta, tarareando alguna melodía francesa. Podría estar bebiendo un litro de cerveza junto con un grupo de guiris sonrojados (bueno guiris guiris…la guiri sería yo, no?). Podría estar contando mis peripecias, como en el diario de viaje, viviendo aventuras alejada de casa, sin dar explicaciones, sin estar pendiente. Podría desconectar mi Iphone los fines de semana y desayunar Cheerios en bragas por la casa.

Podría estar cobrando el triple de lo que cobro (en el hipotético caso de conseguir mi trabajo soñado, claro), compartiendo un apartamento con una excéntrica o con un violinista estresado (sólo pienso compartir piso con gente así, lo siento). Podría estar ligando con tipos de diferentes nacionalidades hasta dar con mi ligue azul. Qué bonito. Lloro.

16ba084c27f7c1fc73d5b915b9d0d390

Pero sé que no habría noche en la que no me acordara de esta casa. De esta humilde casa plagada de luces y sombras, como todas. Y no habría noche en la que no pensara que “¿pero dónde estoy? ¿Por qué no me despierto en mi cama?” Y por supuesto, que no habría noche en la que no me pesara la otra casa, esa que vive un par de barrios más atrás. Y sobre todo de ellos, que hacen que la vida sea a todo color. Porque no me perdonaría no verles crecer. Sé que no habría sueldo que consiguiera lo que consiguen ellos. En absoluto. Que no habría momento en que no echara de menos cada rincón de sus caras. Ni las risas, ni los lloros.

Y sé que tampoco encontraría mejores amigas. Eso lo tengo claro. Ni mejores tapas, ni mejores vinos (sí, os comparo con comida y vino).

Y también sé, que andaría por la calle echando de menos la ciudad de la que tanto me quejo. La pesadilla andante. La que me encrespa de humedad y me crispa los nervios. La de las vocales abiertas y las flores (y la luz y el amor, eh!). Y encima, aún tendrán el valor de decir que las valencianas somos estúpidas. ¿Lo habéis oído alguna vez? Yo sí. Que no es que sea yo un remanso de dulzura con los desconocidos que me entran a golpe de cubata, perdónenme, que igual se dice por eso.

Igual.

Igual resulta que en el fondo, estas calles me gustan más de lo que creo.

25290f6ada6d9f7da0675e9d4e5814c8

Sí. Supongo que me gusta todo esto. Que me gusta la rutina y saberme los caminos de memoria. Me gusta mi ciudad. Me gustan las señoras que te llaman “bonica”. Me gusta el caloret y buscar memes de Rita Barberá en las noches de insomnio para mandárselos a mis contactos. Me gusta lo que se avecina, aunque todos los años diga un “uff, qué poco me apetece”. Porque resulta que luego siempre me acaba apeteciendo.

Y no. Aunque tenga esta continua relación amor-odio con este nuestro país, y con mi ciudad en particular, nunca, jamás, me gustaría hacer la maleta para más de unas semanas.

Y estoy segura que a la mayoría tampoco.

Así que no nos obliguéis.

a3c6fddee3b7d53a2604ddaadb6ad8ca

 Qué rabia. Mucha más rabia que el olor a tabaco, os lo juro.

Pero seamos positivos, porque como antes os decía, en una moneda siempre hay dos caras. Siempre hay cosas que salen bien, gente a la que le va bien. Y es verdad, no es el mito misterwonderfuliense. Hay más gente a la que la actitud positiva le está salvando. De verdad.

No nos quedemos con lo malo, porque si vuelvo a escuchar lo de la generación perdida, cuelgo las teclas.

Por cierto, la conversación ha terminado con un “nos vemos pronto, que no pase un año…”. En fin, todos sabemos que nunca se cumplen esos comentarios, aún no sé por qué los hacemos.

O igual me toca comerme mis palabras y quedan mañana mismo.

En fin. Me voy. Yo sí que os veré pronto 🙂

Un beso.

M.

Escrito por

Escritora novata, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

14 comentarios sobre “Lo más lejos a tu lado

  1. Hay realidades muy frustrantes, gente que está sufriendo lo inimaginable a la que si le dijera “sé positivo” me mandaría a Suecia (como poco), y con razón. Pero tengo que estar de acuerdo contigo. No podemos dejar que nos hundan en la desesperanza. Me enerva, me saca de quicio ver a tantos jóvenes (mucho más que yo) desaprovechados, a los que les han arrancado de cuajo no ya los sueños, sino la posibilidad de soñarlos.
    Ayer me paró en la calle, en Barcelona, un chaval que tendría 30 años. Me pedía, con toda la educación del mundo y una sonrisa resignada, lo que pudiera darle para cenar esa noche. Sólo llevaba 30 míseros céntimos y me lo agradeció como si le hubiera pagado la cena. Le pregunté qué le pasaba, que si era de fuera y se había quedado sin dinero; igual le habían robado, yo qué sé. Tenía buen aspecto, se le veía sano e inteligente. Mucho peor que eso. Me dijo que era de allí de toda la vida, del Poblenou, y que simplemente no tenía trabajo y por eso pedía.
    Me dio mucha rabia. Pensé qué clase de sociedad es ésta en que un chaval de 30 años se ve empujado a pedir por la calle para cenar. Pero es que cada día me encuentro con gente de todas las edades, personas que podrían ser mi padre, mi madre o mi prima, rebuscando en los contenedores a la puerta de una frutería o un supermercado. Y lo peor de todo es que hemos acabado asimilándolo; ya no nos escandaliza. Nos hemos resignado a esa realidad y lo más que hacemos es rezar para que no nos pase a nosotros.
    Perdona el chorreo. Aunque no lo parezca, pretendía ser positivo. No podemos permitir acabar inmunizados ante la aberración. Tenemos que luchar por cumplir nuestros sueños, por salir adelante siendo honestos, superando los obstáculos (ese desánimo que nos inoculan desde todas partes, ese “hay que hacer lo que toque”), poniendo, en definitiva, una pincelada de color a una realidad demasiado gris. Y quien se vaya a Suecia, a Alemania o a la Conchinchina, que sea porque le apetece, no porque aquí le han robado los sueños.
    Un petonet, bonica.

    Me gusta

  2. Me ha encantado la entrada porque a pesar de que soy todo lo contrario (no paro quieta siempre en el mismo sitio, que yo necesito volar y no saber ni a dónde voy) en realidad y en el fondo yo soy muy de mi casa, nunca puedo estar más de unos meses sin pasarme por allí para pelearme con mi padre por el mando de la tele… creo que el que más y el que menos, al final todos tenemos raíces bien arraigadas en un solo lugar y por más que lo intentemos, no se puede ni olvidar ni dejar de volver.

    Muy buena, linda!

    https://uncafebombon.wordpress.com/

    Me gusta

  3. Eres una mentirosa!!! Que se te da bien poner la mente en blanco??? anda ya!!! Pero si no paras… si te has dedicado a analizar todas las conversaciones que tenías alrededor!!! Tu cerebro es un músculo muy en forma ansioso de una maratón… por eso me caes tan bien.
    Beso

    Me gusta

  4. Como valenciana comparto totalmente tu amor por la ciudad y el odio por llevar el pelo siempre “a lo Rey León”. Es una pena que la gente se vaya por fuerza mayor, y no porque realmente sea una aventura que quiera vivir. Yo hasta hace poco me lo estuve planteando y mirando, y no precisamente porque fuera mi sueño…

    En fin, que tienes razón, seamos positivos y tengamos esperanza. Que todo va y viene y hay que saber esperar.

    Un besazo guapa 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s