Post Data: Vuelve.

Era sábado por la mañana. Me había encantado mirando la tele mientras desayunaba y claro, iba muy justa de tiempo para hacer el resto de cosas. Si decidía ser rebelde e ir andando, llegaba aproximadamente cinco minutos tarde. Si esperaba al autobús era peor, la cosa se ponía ya en unos veinte. Solución: taxi. Lo siento por los taxistas, pero me pone de los nervios tener que coger uno. Además de lo costoso que me resulta abrir el monedero para desembolsar cuatro euros totalmente innecesarios, me molesta por no poder tomarme un tiempo extra escuchando música. Sí, habéis leído bien: escuchando música. Para mi supone algo fundamental antes de adentrarme en la estresante realidad laboral. Solo tres canciones aunque sea, tampoco pido mucho.

Pero claro, si cojo un taxi, eso se va al garete. Me parece de mala educación ir con auriculares (aunque a veces no estaría mal llevar unos para no tener que escuchar las historietas que algunos taxistas cuentan). La verdad es que creo que me estoy volviendo algo insociable. Que no es que prefiera a la gente que no da ni los buenos días, es sólo que no me gustan las conversaciones de ascensor con desconocidos. Me incomodan. Siento que cuando sonrío se me pegan los dientes al labio superior y la voz de cara al público me sale forzada.

799d5bec0faf25a6f75698091a3e6c53

Por suerte para mi, no hubo más conversación que la estrictamente necesaria. Debió intuir mi carácter retraído de nueve de la mañana y poca cafeína en sangre.

Los taxistas creo que se acaban convirtiendo en auténticos psicólogos al volante. Creo que de tratar tanto, al final saben cómo tratar (aunque un pequeño porcentaje siga sin empatizar en exceso). ¿Alguna vez os habéis parado a pensarlo? Ellos/as, escuchan a diario conversaciones telefónicas a las que no están invitados. Ven a gente nerviosa de camino al trabajo, a una entrevista, a un hospital. Escuchan a amigas contándose confidencias. Ven a novios magrearse. Recogen a borrachos/as (y escuchan sus épicas conversaciones sin pies ni cabeza). Son testigos indirectos de rupturas. Se convierten sin quererlo en sobres que guardan secretos de confesión, en baúles cargados de emociones.

A veces pienso en la de historias que habrán visto por el retrovisor.

La verdad es que todo esto se puede trasladar a cualquier otra profesión de cara al público. Cuando estás tras un mostrador o en el asiento de conductor, te vuelves tan necesaria/o como invisible. Sin ir más lejos, el otro día, mientras atendía a dos chicas que iban a pagar, una le dijo a la otra: “te cuento algo, pero es un secreto, nadie más lo puede saber…”. Me reí por dentro. No sé, supongo que me pareció gracioso estar delante y enterarme (sin enterarme) del secreto. Invisible, lo que yo os diga.

e4bdec807fd9425817a91e761319adac

A lo que iba. Hacía sol, eso era bueno.

Ya faltaba poco para llegar, así que rebusqué en la cartera el billete de cinco euros que sabía que llevaba. Vi que ponía algo. Mirad que toco billetes al día, pero todavía no había visto ninguno así. Ponía “Vuelve… ” con rotulador. Me quedé mirándolo una media de treinta segundos. Decidí pagar con tarjeta y guardar el billete, sentí que debía hacerlo, aunque solo fuera durante unas pocas horas más.

Salí del taxi corriendo, pensando en el sentido de dejar mensajes en los billetes. Me acordé sin quererlo de esos que apuntan sus números junto con mensajes sugerentes (sugerentes para algún depravado, a mi más bien me sugieren que vomite) en las puertas de los baños de discotecas y bares. Aunque bueno, ese tema era el absoluto antagonista de lo que tenía ahora entre manos. ¿Quién lo habría escrito? ¿Y a qué se refería? O mejor dicho, ¿a quién?

Seguramente, sería una tontería escrita sin sentido. Pensé en la noche anterior, y por un momento creí que el camarero que me había dado ese billete de cambio, lo habría escrito. Era un guaperas, con lo que no habría estado mal. Pero no. Estaba segura de que ese “mensaje” llevaba ahí escrito desde hacía más tiempo. Y me acordé de esta película.

Well, if we’re meant to meet again, we’ll meet again. it’s just not the right time – Maybe we’re supposed to meet on British time and we’re five hours too early. [Serendipity]

06803fec1e1e481b2671864ea91ee100

Vuelve. La hipotética absurdez del escrito en el billete, me recordó mi propia absurdez romántica. ¿Cómo podía estar dándole vueltas a semejante tontería? Igual era por la falta de cafeína. Otra vez. ¿Pero y si era un ser desesperado por la vuelta de otro ser? Ahora entiendo por qué me gusta escribir: me encanta inventar historias.

Pero es que hay una verdad que nadie me puede negar y es que todos queremos que alguien vuelva. O algo. Aunque la vida siga y los tiempos cambien. Aunque los papeles se intercambien, los extras sean otros y los decorados diferentes. Aunque tu protagonista no sea el mismo. Aunque tengas cincuenta años más de felicidad y de arrugas, siempre querrás que algo (o alguien) vuelva. Tal vez hasta tengas la valentía de reconocer que quien más deseas que vuelva a tu vida seas tú mismo.

Que igual te has cansado de tus defectos actuales y echas de menos tus defectos pasados. Que igual te has cansado de la estabilidad y quieres que vuelva un poco la inestabilidad. Que igual tienes nuevos sueños, pero tal vez, quieras que vuelvan los antiguos, para volver a cumplirlos.

Que igual quieres que vuelvan algunas noches, algunas amigas, algunos amores.

06cc72a0ee35105e83d8ab2186354847

Todos queremos que algo vuelva, aunque sea durante un rato al día, o cada dos semanas. Todos hemos tenido ganas de gritar un “vuelve” que se oiga a kilómetros, o de escribir en billetes que recorran todo el país hasta dar con su destinatario.

Pero es importante recordar que no sirve de nada gritar, ni estropear billetes con mensajes incompletos, ni querer que lo que se ha ido, ya sea persona, momento o cosa vuelva. Lo mejor es admitir el cambio, la falta, la ausencia. Madurar con nuestras nuevas taras, con nuestros nuevos sueños y nuestros nuevos protagonistas. Lo mejor es seguir teniendo conversaciones de ascensor, seguir poniendo un pie delante de otro, seguir andando, o corriendo, o cogiendo taxis si no llegas ni volando.

Y escuchar canciones, aunque sean solo tres, antes de entrar a trabajar.

 

M.

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

10 comentarios sobre “Post Data: Vuelve.

  1. Acabo de ver que a 3.180 personas…, vaya, ya a 3.181, nos gusta La chica de los jueves en Facebook y me he asustado un poco. ¡Te estás convirtiendo en un fenómeno social! 😛
    Conforme iba leyendo me he acordado de ‘Serendipity’, hasta que he llegado a donde tú también te has acordado. Me gustó la peli. Lo reconozco, aunque fuera algo (o muy) ñoña. John Cusak es uno de mis actores favoritos.
    De la otra cosa que me he acordado es de la novela que estoy escribiendo. Algo de ese “vuelve” hay. Creo que es bueno acordarse del pasado, incluso llegar a sentir nostalgia, pero, eso sí, siempre teniendo muy claro que somos lo que somos gracias a esos momentos, pero sobre todo a que hemos sabido incorporarlos a los cimientos de lo que somos ahora. El cambio es lo que nos hace vivir.
    ¡Feliz Navidad!

    Le gusta a 1 persona

    1. tengo el cerebro quemado de mirar pantalla jajajaj puede que la espesor para contestar vaya en aumento conforme vaya tecleando. Sí. Yo también flipo. De hecho, casi lloro hace un momento jajaj. John me encanta, la peli me gustó en su momento, cuando era más moñas todavía (si cabe). Ahora me sigue gustando, pero pienso que la protagonista es muy pava. Si supiera lo mal que está el mercado, no lo dejaría todo al azar, ya te lo digo yo…

      Feliz Navidad!

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo en estas fechas siempre me acuerdo mucho de mi abuelo Fernando. Mucho. Hace ya doce años que murió y no puedo evitar estar algo triste por no poder volver a verlo. Ay, me he puesto algo tristón…
    En fin jueves que eres una crack es evidente, así que limitaré a decir… gracias por estar hacernos sonreir, aunque a veces alguno nos pongamos algo ñoños.
    Beso

    Me gusta

  3. Conforme te iba leyendo me ha ido invadiendo la nostalgia. Por las cosas pasadas que no volverán, el tiempo, las personas,… Sí, lo reconozco, soy un poco moña. Pero luego me has contagiado las ganas de seguir adelante, con la vista al frente y la sonrisa en la boca. Con ganas de ver los nuevos cambios que están por llegar.

    ¡Gracias Mamen! Por darme estos momentos de felicidad leyéndote 😉
    Patri.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s