Chica, tú vales mucho.

Creo que se me han dormido los pies. Odio esa sensación extraña momentánea de no poder andar. El hormigueo insistente que te recuerda tu naturaleza humana. “Que no eres de piedra, nena”. “Nena”. “Nena, tú vales mucho”, “¿Otra vez por aquí, nena?”. Nunca me ha gustado especialmente la palabra “nena”. Está un poco en la línea de “nano“. Pero no. Qué va. No es por eso. Creo que es porque le busco alguna connotación rebuscada que no alcanzo a comprender del todo.

Empieza a hacer frío. Mi casa es un congelador de la época colonial. Los dedos se me ponen rojos, se cuartean y por mucha crema que les eche, no tienen mucho arreglo hasta que marzo llega y  los cura. He llegado a escribir con guantes de lana sin dedos, ya sabéis. No sé si tienen un nombre en concreto. Para mí son guantes-bidón de fuego-vagabundos-Central Park. Pero me gustan. Sobre todo desde que usamos móviles con pantalla táctil, claro.

Viernes catorce del once. Justo en este momento estoy escuchando esto.

 Pero no he empezado a escribir como si estuviera poseída porque os vaya a hablar de guantes ni de cómo odio la palabra “nena”. He empezado a escribir porque echaba de menos escribir como lo hacía antes. Sin mirar el párrafo anterior. Sin corregir cada mínimo detalle y buscarle la vuelta. Echaba de menos hacer de esta hoja en blanco mi columna de opinión, mi pizarra de quejas y despechos. Echaba de menos no decorar ni edulcorar.

Llevo unos días intentando buscar mi pedazo más auténtico, lo que hacía que esto fuera distinto y no una búsqueda de futuro negocio en el mundo editorial, o en el que me dejen. Cuando buscas mejorar versiones siempre te dejas algo por el camino. Siempre manchas la versión original.

e6faeb26776f8337a49be6ffe0899486

He hecho balance para curarme en salud. Balance. Positivo. Siempre.Tres años (más o menos) que han pasado volando. Dos blogs. Entradas más o menos acertadas. Mejor o peor expresadas. Bien escritas o mal escritas. Al fin y al cabo, lo que cuenta es acercarse y aprender. Y aprender he aprendido mucho.

He aprendido a equivocarme y a poner parches para corregirlo. He aprendido que las mejores mochilas son las que van vacías y que las gotas de agua calan más que un chaparrón.

He aprendido que la gente se alimenta de amor. He aprendido que no sirve de nada tener algo o lograr algo si no tienes con quién compartirlo, a quién enseñárselo. He aprendido que cuando se siente, es más fácil escribirlo que soltarlo. He aprendido que todos estamos hechos de la misma materia y que las piedras no se hicieron para tropezar con ellas, sino para guardarlas en el bolsillo y chocarlas para calmar los nervios.

d21a8869f55b7a7b411b991d0b40b50d

He aprendido que nos lo dejamos todo a medias salvo las ganas de rebotar contra la pared por un amor imposible. Que lo que se nos mete entre ceja y ceja es lo que más tarda en salir del corazón. Que todos tenemos un semáforo en ámbar y una historia que contar. He aprendido que para depurar hay que llorar y que para querer hay que poder.

He aprendido a poner caras y a levantar la mía hacia las nubes. A darme de bruces con el techo. A romperme la cara de cara al público. A dar del interior lo que no debería ver el exterior. A ver en vosotras chicas como yo. Con sueños. Con muchas expectativas. Con un par de zapatillas. Sin príncipes azules ni sapos de discoteca. Las que leemos o escribimos. Las que sabemos lo que se siente al perder y al encontrar.

Las que nos hemos cansado de esperar que la vida reaccione y hemos echado un par de rotuladores al asunto para reescribir desde el principio hasta el final.

9ae7c35ceffabee69b84b26e288b1d57

He aprendido que lo más bonito que existe es el eco de vuestras risas. Y tu marca en el sofá, tus nervios y tus historias surrealistas. Y tú. Y vosotras.

Y tú también.

34cbc1753c0b6b715f387ca432b31646

He aprendido que sois todas pedazos de este jueves.

Así que,

Gracias.

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

17 comentarios sobre “Chica, tú vales mucho.

  1. ¡Hola!

    Acabo de descubrir tu blog y me alegro porque lo que he leído me ha gustado. La entrada me encanta. Con los años aprendemos de nuestros errores y eso es lo importante. No nacemos sabiendo, así que poco a poco. Me encanta esta parte: “Las que nos hemos cansado de esperar que la vida reaccione y hemos echado un par de rotuladores al asunto para reescribir desde el principio hasta el final.”

    Esther.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias a ti, chica de los jueves, por compartir lo que escribes. Me he sentido muy identificada con esta entrada, yo también necesito volver a reecontrarme conmigo misma a menudo y no hay nada mejor para lograrlo, al menos para mí, que escribir, así, sin más, una pluma en un papel o unos dedos sobre un teclado y dejar que la magia empiece. Uno de los mayores placeres de la vida, sin duda :).

    Besos

    http://entreconjeturasyteoremas.blogspot.com.es/

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s