20 Comments

  1. Como siempre brillante Jueves. En el amor pasas de no saber nada a saberlo todo. Espero que pronto encuentres a tu príncipe de cuento. Como sigas escribiendo asi, te sobrarán los pretendientes….

  2. Ays querida… El amor. Nuestro eterno tema de conversación. ¿Te has parado a pensar lo aburridas e insulsas que serán nuestras charlas cuando encontremos el definitivo? Aún así, valdrá la pena.
    El amor de película no existe, eso a estas alturas ya lo sabemos, pero lo que sí hay es un terreno intermedio entre las ensoñaciones hollywoodienses (o FedericoMoccienses) y las historias complicadas, devastadoras y obsesivas que hacen pupita. Supongo que cuando llegas ahí ya no te hace falta ser racional, porque no hay nada que explicar ni que explicarte a ti misma. Todo funciona y ya está. puedes relajarte y bailar bajo la lluvia.

    🙂

  3. Laura Drop R.

    Buah, es una entrada maravillosa, preciosa. Cada vez me gusta más leerte y encima pensamos igual en cuanto al amor. Aunque, yo tampoco sé mucho sobre él.
    ¡Un beso enorme, bonita! 🙂

  4. Ya lo dicen en la película “El amor es lo que tiene”, que “si no estás dispuesto a hacer locuras, no mereces enamorarte”. No creo saber tanto, pero sí sé que es de todo menos racional. Abajo las revistas tontas y arriba los locos 🙂

  5. yo creo que me podría tirar toda una tarde hablando de todo lo que se del amor. De todo lo que se que poco sirve para la vida real, aunque pueda dar (y eso me dicen) buenos consejos.
    Supongo que es parte del legado que tenemos los soñadores, escritores y empedirnamente románticos.
    Habrá que dejar de buscar y encontrar.
    Gracias por recordarme esa canción.
    Cuidate.

  6. Bravo, bravo y bravo. ¡Me has dejado suspirando! Por ese amor de película, sin pies ni cabeza, pero con el que todas soñamos. Que por mucho que recomienden amar racionalmente, yo creo que el amor de verdad tiene una parte de locura, totalmente incontrolable, y es lo que le da emoción. Lo que hace que sintamos esas famosas mariposas en el estómago.

    Y qué sería de esas charlas con las amigas para contarnos las penas, si no fuera por el amor? Serían distintas, sin duda.

    ¡Un beso!

  7. Tu media langosta… tienes el don de hacerme sonreir y eso que es lunes!!
    Aparte de estar muy de acuerdo con lo que dices (y de gustarme mucho cómo lo dices) quiero añadir una cosilla. Creo que llega un momento, más allá de tus 26, que te enamoras de la idea de estar enamorado. Que lo quieres y lo ansías tanto que te importa menos el con quién. Sé que suena ridículo, pero fijo que más de uno (o una) sabe de lo que le hablo.
    A mí me pasó. Y me lo echaron en cara, y no lo reconocí (por supuesto), aunque sabía que era verdad (logicamente) y al final todo se estropeó (como era normal).
    Por cierto… con media langosta y media naranja podemos hacer un buen ceviche 😉

    • lo de enamorarse de la idea de estar enamorado lo comparto, pero lo de que acaba dando igual de quien…ahí de momento no, no sé, es complicado.

      Gracias por pasarte Fer! Me alegra haberte hecho sonreír! 🙂

Deja un comentario