Algo

El otro día vi en el metro a la chica más triste del planeta. Bajé al andén. Eran las diez de la noche. Y allí estaba ella. Me sorprendió que no se escondiera, que no se tapara la cara con las manos, que no se frotara los ojos. Nada. Estaba de pie, apoyada en la […]

Leer más