Y que el mundo estaría más triste sin ti

Esta tarde me estaba probando algo en Bershka. Algo que, entre otras cosas, me quedaba como un tiro. El probador era uno de esos en los que no sabes en qué espejo te ves más horrible, si en el de frente o en el de lado. Ya sabéis, el que te saca hasta el último pelo de ceja sobrante o el que hace el perfil raro, desde la nariz a lo bruja de cuento hasta el brazo colgandero incipiente. En ese momento escucho a dos chicas hablar de fondo: “tía, es que en estos probadores te ves todas las imperfecciones”. Verdad verdadera.

¿Lo hacen aposta? ¿No deberían, verdad? Si una se ve mona, pues compra más. ¿O es a la inversa? Sea como sea, creo que no existe una sola persona en la faz de la Tierra que salga de una tienda creyendo que está buena. En cambio, llegas a tu casa y tu espejo como que te quiere. O es que tu ojo ya se ha hecho a él y viceversa. Ahí es cuando dices… “no estoy mal, de hecho… ¡No estoy nada mal! Venga, voy a hacerme un selfie”. Ahí es cuando la cagas. Existen personas, al menos en Instagram, que salen bien en los selfies y para celebrarlo, se hacen miles (siempre acompañados de frases profundas). Pero vamos, yo me hago un selfie y no sé si abrir la ventana y tirarme o directamente ir al programa ese en el que arreglan las cirugías desastrosas (que es el lugar en el mundo más parecido a Lourdes).

A quién hacemos caso entonces, ¿al espejo o al selfie? Yo no sé, pero casi que prefiero la foto hecha de lejos y mejor aún si está tirada por alguien que me vea con buenos ojos, que dicen que todo suma.

Que nos miren con buenos ojos… eso queremos todos. Ya sea con un objetivo de por medio o sin él.

719779567b12e6065549144e6c97ecfb

 

Tal vez, por esas ganas de ser bien mirados, nos obsesionamos tanto con salir guapos, con no asustarnos al mirar nuestro reflejo, con no cabrearnos con nosotros mismos al darnos cuenta de que no somos tan perfectos como querríamos. Por ello le damos peso a esa imperfección que se ve en un probador bajo un foco fabricado por el mismísimo demonio, a esa cicatriz, a ese pelo, a ese grano, a la coleta mal hecha, a la ropa de diario (que no siempre es muy diferente a un pijama por lo menos en mi caso) y  hasta a las benditas ojeras. De repente, toda nuestra valía palidece ante lo superficial. Y da igual que creas que tu seguridad está protegida tras una barrera inquebrantable, porque hasta el más pintado necesita que alguien le diga de vez en cuando lo guapo que está y lo majo que es. Y que el mundo sería un poco más triste sin él. Un poco bastante.

Yo soy muy pro quererse a una misma como única vía para ser feliz. Soy muy pro “tú vales mucho”, “tú puedes con esto y más”, “si crees, creas” y cosas como las que los chicos de Mr.Wonderful escriben en sus productos. Pero, y aunque cuidarse a una misma es primordial, creo que todos en el fondo deseamos sentir que los demás también piensan eso de nosotros, aunque fastidie un poquito reconocerlo. Porque si no, la vida sería como un continuo like a ti mismo, como el auto-choca esos cinco o besarte en la mano con lengua (como cuando en la Bravo daban consejos para aprender a darse besos de tornillo, que una tiene memoria). Todos necesitamos que alguien nos recuerde que somos queridos, que estarán ahí si nos hace falta, que respirarán por nosotros cuando nos falte el aliento o gritarán cuando nos quedemos sin palabras.

Que apretarán nuestra mano con fuerza aunque no siempre lo merezcamos.

Que nos verán siempre guapos, aunque no lo estemos.

5a9ed89c004283ff63d56519ada6528b

Porque todos nos sentimos algún día de la semana un poco menos atractivos y simpáticos, un poco más rancios y menos guapos. Y se nos pone cara de culo. Y parece que todo se pone del revés. Entonces, aunque menos parezca que queremos un abrazo, es con diferencia cuando más lo necesitamos. Y ojalá a nadie le falte ese alguien que le ponga el suelo en los pies cuando lo sienta en otro lado. Y ojalá todos tengamos gente que nos espabile, que nos toque con cariño y que nos quiera.

Y que les den a las luces de los probadores, a las imperfecciones y a las inseguridades que nos convierten en ogros. Que les den a las tallas, a las sonrisas forzadas y a lo que se supone que debemos ser pero que no somos. Y que se repartan más piropos y menos opiniones no solicitadas. Y que se ponga más de moda el “qué guap@ estás hoy” que el “qué mala cara traes”. Que le gane el “qué tipazo te gastas con ese modelito” al “te veo más flaca o más gorda”. Que queden los ratos en los que hicimos reír a alguien y no esos en los que despertamos un cabreo o una lágrima. Que nos digan de vez en cuando un “cuánto te echaba de menos” o un “qué suerte haberte conocido”. Que arranquemos, aunque sea por una sola vez un “te quiero” sincero y un “el mundo sería mucho más triste sin ti”. Puede parecer difícil pero no lo es tanto. ¿Sabes cómo se alcanza lo que se desea? Haciendo que lo que quieres para ti mismo, lo tengan también los demás. Al final, lo que das, vuelve a ti. Como un préstamo sin intereses.

 

Porque seguro que tienes cerquita a un montón de personas sin las que el mundo sería un poco (bastante) más triste.

No esperes a las uvas para decírselo, tal vez necesiten escucharlo hoy.

 

M.

 

 

 

 

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

5 comentarios sobre “Y que el mundo estaría más triste sin ti

  1. Asi es, ODIO esos espejos que te dejan ver hasta el mas minimo defecto porque no es que no sea realista de como me veo, y perfecta no soy, pero esos espejos hasta al mas bonito le saca algo y al final termias saliendo de la tienda sin comprar nada porque simplemente los animos a cualquiera se les baja. En mi caso tengo cicatrices de cirugias y ponerme un bañador es un suplicio porque me acomplejo y mas en mi pais que el mas imperfecto es el que mas critica, pero todo eso se me pasa cuando me despierto en las mañana y con lo primero que me topo es con la mirada de mi novio y diciendome que bonita soy ( si, con mis pelos de loca y todo) y yo me quedo como, en serio? porque a veces son tantos los complejos que una se desacostumbra a ese tipo de detalles. Gracias por lo de hoy! 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s