Felicidad real.

Que sí. Que a veces lo pintas de relato o pluralizas tratando de compartirlo y despersonalizando (existe “despersonalizar”? No voy a buscarlo en Google ahora, lo siento). Que sí. Que sigue aterrando que tanta gente se meta en tu cabeza y sienta que siente como tú. Que todo el mundo ate cabos y conozca hasta el más minúsculo átomo que te habita. Da miedo. Sigue y seguirá dando miedo.

Pero es que ya no puedo hacer nada para desandar lo andado. Y no quiero hacerlo, ¿cómo querría hacer algo así? Porque esto es brutal. Brutal. Es la tercera vez que escribo esa palabra en lo que va de noche. Las otras dos se las he dedicado a Elvira de Compartiendo macarrones. Esa chica es sumamente brillante, así que si no la seguís, ya estáis tardando. Y ella precisamente ha sido la que me ha tocado una fibra dormida. La fibra-teclado. Y si os digo la verdad, estoy escribiendo como si me saltaran del corazón las palabras, a toda mecha, como dirían aquéllos, porque además empieza ya “El Príncipe” y qué queréis que os diga…mi motivación de los martes sigue siendo Morey. Y aún no he tocado ni la cena. Debe estar congelada. Pero bueno, para algo se inventó el microondas, no?

6023cf1132e45d87498dbbb9075e689b

El caso es que leer a Elvira y ponerme a llorar como una imbécil, me ha hecho pensar en muchas cosas. A pesar de que me emociono hasta con las moscas que pasan, ese roce directo al alma, sólo lo consiguen unos pocos privilegiados. Creo que me he vuelto tan exigente con los demás como conmigo misma, y nunca nada es suficiente. Siempre espero más de las cosas. Espero ese algo que se me quede guardado durante días. Esa sensación que rompa con todo. 

Exigencia. Creo que me he vuelto un poco sabionda. ¿Será que estoy amargada? Qué va, no lo creo. Pero necesitaba un “Eh! Qué pasa contigo!?” Y volver a tomarme un café conmigo misma. Y volver a empezar, otra vez. Y volver a escuchar esta canción. Y cantarla como cuándo no había nada mejor que hacer que escuchar ese disco. Y sentir por sentir. Las personas que escribimos, tratamos de alcanzar al receptor y lograr de ese modo que se entienda el mensaje. Y pensamos, pensamos mucho. Y nos estrujamos el cerebro encontrando el camino adecuado, sin pensar que la clave siempre está en no pensar.

Reencontrar esa clave, ese algo que me traspasa, me ha hecho entender que una no puede escudarse por mucho tiempo en cosas que no se sostienen por más que las apuntalemos. Cosas superficiales, artificios sin pies ni cabeza, palabrería y fotos retocadas. Vivimos escribiendo el eterno guión de una vida perfecta, añadiendo hashtags que por más que quiera NO entiendo (poner “te quiero” con un hashtag? Qué leches es eso?). Vivimos dando la espalda a nuestro verdadero yo, porque ese se ve que no pega bien con las redes sociales. Estamos llegando a ese aterrador punto en el que sólo conseguimos sentirnos importantes por el número de palmaditas recibidas en la espalda. A veces imagino a todos esos tuiteros-bloggeros-youtubers-instagramers con la mano levantada como en el colegio, gritando “Yoo! Yoo! Yoo!! Yo lo sé!!”, llamando la atención, queriendo que alguien les haga caso, queriendo que alguien nos haga caso.

Pero a quién queremos engañar.

En serio.

c56dc4128385b0e2259bd671fa4015ab

Me podéis decir misa. Exponerme vuestros motivos. Recitarme vuestras cosas buenas, vuestros pros, siempre los pros (ah, no! se me olvidaba que ahora se llevan también mucho los “contras”). Pero a mi no me la coláis. No cuela para nada. Porque yo misma hice un doctorado en “tratar de colarla”, aunque no aprobé ni raspada. Y ahora en serio, ¿a quién queremos engañar?

Creo que sólo somos como críos, intentando ser imprescindibles para un colectivo, porque no lo hemos podido ser para alguien en concreto.

No somos más que un montón de seres faltos de abrazos y besos, de un “ven, que te invito a un café y me cuentas”, de una llamada que nos toque el corazón. Creo que mostramos nuestras virtudes para que nadie pueda ver nuestras carencias, pero olvidamos que las llevamos tan adentro que siempre acaban saliendo cuando nos miramos al espejo. Creo que no somos más que gente que lucha por encontrar un buen lugar en el mundo, gente a la que no se lo están poniendo nada fácil, nada. Y queremos ser tan auténticos, tan especiales, que, joder, dejamos de serlo, porque en el transcurso de esa búsqueda, en ese camino, nos olvidamos de lo esencial.

¿Y qué es lo esencial?

Pues no lo sé, pero a veces, cuando me desvelo y empiezo a pensar en cosas que me aterran, como la muerte o la enfermedad, empiezo a pensar, sin quererlo, en lo que haría de verdad si de verdad valorara el tiempo que tengo.

Con quién pasaría mis horas. A quién le daría un beso sin pensar en si luego vendría el arrepentimiento. Qué vuelo cogería para, simplemente, dar las gracias. Con quién tendría una última cena. A quién le diría que le quiero otras cincuenta mil veces más. Por quién volvería a escribir hasta que me sangraran las yemas de los dedos.

2ec4b9ce051ff3b42c95e3bdeb94065c

Qué caro es el tiempo, desde luego. Ya lo decían ellos. En aquellos días en los que una canción pop nos bastaba para ser felices.

Qué simple es la felicidad y qué complicada la hacemos, en serio. Con lo fácil que sería si valoráramos más la vida que tenemos, si aceptáramos más quiénes somos realmente, sin tratar de maquillarnos.

Anoche, mientras fregaba los platos, volví a sentir esa felicidad real, la que te hace llorar y te trae de nuevo todas las mil y una sensaciones que te han hecho crecer como persona. Ese tipo de felicidad, esa que no se muestra en un selfie, la que te llena las mejillas de rimmel reseco y te corta el aliento, pensando en todo lo que has aprendido, en todo el tiempo que ha pasado, en todo lo que queda por vivir y en cómo quieres vivirlo. Como un trueno cayendo de pleno en tu cocina mientras recalientas la cena, mientras esperas que vaya la serie de los martes.

Felicidad real no es sinónimo de sonreír, es sinónimo de sentir el estruendo.

Porque antes que falsas risas, prefiero mil lágrimas sinceras.

M.

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

7 comentarios sobre “Felicidad real.

  1. Todo se resume en una palabra: sentir. Hay que sentir que cada cosa que hacemos nos completa como personas. Los pequeños momentos, como diría un amigo escritor con el que no podría estar más de acuerdo, son los que dan todo el sentido a la vida.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. La verdad es que es increíble todo! Me siento muy identificada cuando dices que te has vuelto más exigente, yo lo he entendido como esa necesidad que a veces tenemos de que todo nos haga sentir mucho, nos conmueva y nos haga reír, gritar o llorar, pero de corazón. Y aunque en las redes sociales todos hayamos caído en la tentación de “fingir” ser quienes no somos, creo que gracias a escribir un blog nos mostramos más reales, más vulnerables, sin filtros, con virtudes y defectos!
    Perdona por el texto jajaja pero tu entrada me ha hecho reflexionar muchas cosas, un saludo! 😀

    Me gusta

  3. Tengo la piel de gallina, o como decimos aquí en el sur, “los pelos como escarpias”. No necesito escribirte la Biblia en texto ahora mismo, pues solo es menester una frase: No dejes de escribir, NUNCA.

    Una vez mas, brillante.

    Le gusta a 1 persona

  4. Si es que de una combinación “Compartiendo macarrones+La chica de los jueves”, el único resultado que podía salir tenía que ser brillante. Porque el tiempo es caro, sí, y hablamos de él como si de verdad supiéramos valorarlo. Pero lo desperdiciamos más de lo que deberíamos. Al igual que la felicidad, que en lugar de vivirla, nos empeñamos en conquistarla. Hablamos de ella en futuro, sin ver que la tenemos delante.

    Gracias por estas reflexiones tan bonitas y tan rales 😉

    ¡Un besazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s