7 Comments

  1. A mí si que me has hecho llorar con este texto.
    Y me voy a por la de los macarrones, seguramente, a soltar una lágrima más.
    Precioso el téxto

  2. Todo se resume en una palabra: sentir. Hay que sentir que cada cosa que hacemos nos completa como personas. Los pequeños momentos, como diría un amigo escritor con el que no podría estar más de acuerdo, son los que dan todo el sentido a la vida.
    Un abrazo.

  3. La verdad es que es increíble todo! Me siento muy identificada cuando dices que te has vuelto más exigente, yo lo he entendido como esa necesidad que a veces tenemos de que todo nos haga sentir mucho, nos conmueva y nos haga reír, gritar o llorar, pero de corazón. Y aunque en las redes sociales todos hayamos caído en la tentación de “fingir” ser quienes no somos, creo que gracias a escribir un blog nos mostramos más reales, más vulnerables, sin filtros, con virtudes y defectos!
    Perdona por el texto jajaja pero tu entrada me ha hecho reflexionar muchas cosas, un saludo! 😀

  4. Tengo la piel de gallina, o como decimos aquí en el sur, “los pelos como escarpias”. No necesito escribirte la Biblia en texto ahora mismo, pues solo es menester una frase: No dejes de escribir, NUNCA.

    Una vez mas, brillante.

  5. Si es que de una combinación “Compartiendo macarrones+La chica de los jueves”, el único resultado que podía salir tenía que ser brillante. Porque el tiempo es caro, sí, y hablamos de él como si de verdad supiéramos valorarlo. Pero lo desperdiciamos más de lo que deberíamos. Al igual que la felicidad, que en lugar de vivirla, nos empeñamos en conquistarla. Hablamos de ella en futuro, sin ver que la tenemos delante.

    Gracias por estas reflexiones tan bonitas y tan rales 😉

    ¡Un besazo!

Deja un comentario