Que el principio sea eterno

Cuando se trata de ella, las palabras se quedan pequeñas, tan pequeñas como nosotras, con nuestro 1,60 raspadito. Ella, Tejetintas, creció conmigo. Aprendimos de las mismas pizarras, tropezamos con las mismas piedras, reímos con las mismas mejores (las más mejores) amigas y nos pisaron los pies en los mismos conciertos. Nosotras, N y M, descubrimos los […]

Leer más