Por si alguna vez te vas

Yo

que siempre te pedí al soplar las velas

y que jamás pensé que llegarías,

que a veces siento que aún no estás

de tanto que te esperé sentada en mis sueños,

hoy te digo que

si la suerte existe

lleva tu nombre.

 

Yo,

que sigo sin creerme tanto amor,

y que nunca imaginé que la pasión

se pareciera tanto a la amistad sincera

de quienes se ríen juntos sin saber porqué,

déjame dejarte por escrito algunas cosas

por si alguna vez los actos no hacen juego

con las palabras…

 

 

A ti

que trajiste contigo verdad, cimientos

atardeceres, trenes y te echaré de menos,

que nunca me has dejado con la

pena en las rutinas ni en los recuerdos

que coges mis ilusiones y las engrandeces al juntarlas

con las tuyas

te diré que…

 

Si alguna vez las dudas me encierran

me entierran, me esconden

me llevan por un camino

lleno de incertidumbre e incoherencia,

recuerda mi mirada sincera cuando habla sin abrir la boca

cada domingo,

cuando te dice

-hasta la semana que viene-.

 

Si alguna vez no miro al presente

y me ciego con un futuro incierto

improbable, inseguro y cobarde que teme por sentir

y enloquece dando por hecho que algún día perderá,

recuerda mi valentía

y el Margarita

de cuando te besé

por primera vez.

 

 

Si alguna vez la vida quisiera que nuestros cuerpos

pasaran de ser secantes a paralelos

y las flores murieran de tanto dolor

que los jardines se convirtieran en cementerios

llenos de nuestra tristeza,

recuerda que lo vivido nunca fallece

y que me harían falta mil vidas

para olvidarte

-y que ni así lo lograría-.

 

Yo,

que tiré la toalla de tanto

besar sapos,

que perdí la vergüenza aquella noche

de marzo y nunca más la volví

a recuperar,

te digo que tengo grabada tu cara

justo antes de que todo comenzara

para cambiarme la vida por completo.

 

Yo,

que evito meter los pies en el barro

las manos en el fuego

el corazón en la nevera

y el sentido común en la basura.

Yo -amor- te pido que si alguna vez me odio

a mí misma

tú -por favor- me quieras más que nunca.

 

Si alguna vez yo no soy yo,

si olvido, si evoluciono hacia un lugar

donde no me reconozcas -o no te reconozca yo-

y nos sea complicado volver a nuestra habitación

y a nuestros cafés solos,

recuerda que si me abrazas -y si te abrazo-

solo con eso,

volveremos a estar en casa.

 

 

Y es que yo,

que te escribo para que no me olvides

y que me escribo para no olvidar

jamás,

sé que tienes guardada cada palabra en el pecho

como raíz que se asienta y va creciendo

hacia un sentimiento mejor,

que avanza hacia la luz sin parar.

 

Y es que tú

que a veces crees que espero más, que no es suficiente

que no acabo de conocerte

o que tus caminos no son -en realidad-

los que yo quiero transitar,

déjame decirte que de todas las calles que he pisado,

las tuyas son las únicas por donde

quisiera quedarme a caminar, 

 

toda mi vida.

 

 

 

M.

 

 

 

 

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

17 comentarios en “Por si alguna vez te vas

  1. Tengo la sensación de que cuanto más intensamente deseas estar con alguien, más probable es que esa persona no sienta lo mismo que tú. Pero a veces ocurre, y el destino te une, ojalá me pasase eso a mi con Isabel. Entonces pienso qué pasaría si llega ese momento, si ella se va. Demasiadas barreras del destino, demasiadas razones para disfrutar de esos momentos en que puedo estar con ella, y disfrutar de cada uno de los minutos, aunque únicamente sea respirando su presencia, sin esas cosas que da el amor: besos, miradas, caricias…

Deja un comentario