Con un par de tocados

Hay varias cosas que no suelo hacer: -No suelo poner fotos mías en el blog. -No suelo hablar de moda. -No suelo ponerme tocados. -No suelo participar en sorteos bloggerienses capta-fans (directamente, yo simplemente soborno). -No suelo hacer de modelo.

Leer más

Historia de un print

-Nena, no cojas eso, que es de choni. Si no te fías de mí, pregúntale a la chica. La chica. Todas somos “la chica”. Cuando escuchas “pregúntale a la chica”, pueden suceder dos cosas:  La primera es que desees esconderte detrás de un pilar o debajo de una mesa, rezando a todos los santos para […]

Leer más

Sense filtres

No voy a mentir. Hacía mucho tiempo que no veía Canal Nou ni de pasada. Ni haciendo zápping. Doy (o daba) por sentado que no hay (o había) nada que rascar, nada interesante que ver. Tampoco es que yo sea de esas personas críticas (con razones de sobra para serlo) que ponen de vuelta y […]

Leer más

Tócala otra vez, Jude.

Él era un piano de fondo en las tardes de invierno. Un olor a café entrando por la ventana. Una barba llena de lana azul. Una  chaqueta gris de punto llena de bolas y rotos, de esas que me gusta llevar a mí para estar por casa, de esas que parece que hasta vayan a raspar de […]

Leer más

Alargar el café

Me ha tocado volver aquí, al lugar donde todo esto comenzó. Lo cierto es que sería injusto decir que empecé a escribir gracias a un día de Antique Café,  porque lo mío ya traía cola desde el colegio, cuando escribí un cuento sobre pulpos y otros seres marinos fantásticos que se lo pasaban pipa bajo el […]

Leer más

Sólo una carta

Siempre hay alguien por quien escribir. O algo. Creo que lo aprendí hace mucho tiempo, hace años, cuando era tan joven como tú lo eres ahora. Que no es que ahora sea vieja, aunque me salgan canas. Que no es que ya haya aprendido todo lo aprendible, ni haya sufrido todo lo sufrible. No creas […]

Leer más

El comportamiento de las tortugas

Te lo dije. Te dije que juego al futbolín mucho peor de lo que aparco. Que no es que aparque mal, es sólo que aparco de oído. Que sí, que sé que no me creerás, pero sólo aparco bien si voy sola. Como cuando aparcas a la primera en un sitio enanísimo y esperas fervientemente que […]

Leer más

Como hierro fundido

Mirarle era como una droga. Nunca las había probado, pero sabía que el efecto debía ser parecido. Me encantaba su perfil. Y sus ojos, sobre todo cuando no parecían tristes y cansados. Y su sonrisa. Creía firmemente que lo más bonito que tenía era su sonrisa. Ahora que le conocía podía decirlo. Le quería tanto que había aprendido a quererle sin […]

Leer más

Aquel vestido gris

Seguí andando. No sabía bien si hacerlo. No sabía si dar media vuelta y decirle que todo aquéllo de nada sirvió. Que todo acabó siendo tragicómico,  pseudobonito, romántico y dramático. Que fue fantástico, como ‘los toros en la wii’. Que fue cálido, incendiario por momentos, eterno, efímero, veloz como una carrera de Fórmula 1, como […]

Leer más