Relatos

Fin de una noche de verano

Sábado noche. Como si fuera una tronista/pretendienta de “Mujeres, hombres y viceversa”, no diré el local “para no dar publicidad”.

-Hola…¿qué haces aquí? No pegas nada…

(¿Lo dices por mi falta de tacones, o de tetas?)

-Ya…mira. Es que hoy…es una noche especial.

315af9fee3a5e848285ec988d8b57c4b

Y tan especial, pensé. Me acababa de caer por las escaleras con un cubata de 9 euros en la mano, que fue salvado en el aire por el chico que bajaba a mi lado, mientras mi culo aterrizaba en el último escalón tras haber derrapado por…unos cuantos.

Según Señora, en el momento de pánico grité…”NOOOOO, el cubata no!! Que me ha costado 9 euros!!” Yo estaba tan aterrorizada que no recuerdo bien esas fracciones de segundo.

Luego, cuando me repuse, me incorporé muy digna, mientras un tipo me sujetaba por los hombros, y dije algo como…”No os preocupéis, estoy bien”, a lo que el tipo contestó (mientras seguía sujetándome los hombros, como si me fuera a desmontar)…”Bueno, si lo peor es la vergüenza que has debido pasar…”.

Me giré a cámara lenta dedicándole una mirada llena de desdén y agradecimiento a partes iguales por haber ayudado a que la caída no fuera más épica todavía, y le dije un…”bueno, seguro que aquí hay gente que, en realidad, debería avergonzarse más que yo, caída incluida”.

Del porqué le solté eso…no estoy muy segura. Supongo que aún me quedaba algo de orgullo, y un poco más de dignidad.

En realidad, a no ser que sea una caía a plena luz del día en medio de un cruce o algo por el estilo, por lo general, no me da vergüenza (excesiva) caerme, y más en un contexto como ese, donde las caídas son algo más que habitual, y no precisamente provocadas por la torpeza suprema, como fue mi caso.

d258d74dd46798189a45e92e6adea2b2

 -Entonces una noche especial, ¿eh? ¿Qué se celebra?

(Mirada de cazador furtivo mezclada con sonrisa cegadora bajo barba de 3 días)

-Pues que se acaba el verano, ¿te parece poco?

(La transcripción puede que no se corresponda del todo con la realidad)

Y así era. Esa noche suponía el cierre oficial del verano: el verano que nunca existió.

Cuando pasas Agosto trabajando, es como si el verano fuera solo cosa de otros.  Ni coges moreno (ni te ligas a uno). No descansas. Ni duermes mucho, ni comes mucho, ni disfrutas mucho. La mitad de la población mundial, o de quien a ti te interesa, que vienen siendo tus amig@s, están de…¿cómo se llama eso…? Ah sí, vacaciones. Y tú…pobre pringada, lo más interesante que sigues haciendo es ver Sálvame Deluxe con tu madre.

Para los que hemos trabajado en agosto, no ha habido anuncios de Estrella Damm, ni festivales al sol, de esos que te dejan puesta la pulsera roñosa  durante todo el año. No hay maletas con ruedas ni billetes de avión. No hay “outfits” para pasear por la Toscana, como mucho, para pasear por las Arenas. Nada de bicis, de esas que dicen que son para el verano (verano? qué es eso?). Nada de bikinis entre semana, ni bronceadores, ni capazos de mimbre de los que se llevan ahora con pompones y (lo)lazos. Nada de alpargatas, que por el asfalto…pues como que no es lo mismo. Nada de Instamoments, ni belfies, ni selfies, ni leches.

Para los que hemos trabajado en agosto, lo más emocionante creo que ha sido algo como esto…“Por fin puedo aparcar en mi barrio sin estar tres horas dando vueltas!”

 Lo sé: es triste.

907a3bf5b68e9f6a3221a4de04508fe6

Que Septiembre les da depresión, dicen.

No saben de lo que hablan.

Depresión es estar trabajando en Agosto y que encima vengan a tocarte las narices. Os pondré en situación:

-Señora número 1: Uy, ¿aún no te has ido de vacaciones? Haces cara de cansada.

(Te digo yo la cara que haces? Hijadelagran______piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii)

-Señora número 2: (mirada “graciosa” y risita maligna…) Qué blanca estás, no? No habrás ido mucho a la playa…

(Y usted qué, para cuándo la atropella un camión?)

-Señora número 3: (cara de asco infinita) Madre de dios, pero qué uniformes más feos lleváis, no? Parecéis monjas!

(Acaso voy yo a tu trabajo a decirte cómo vas? Llamo a otro camión para que te atropelle a ti también? Siento que Madonna no nos haya podido diseñar unos uniformes más “sepsis”, para la siguiente temporada la llamaremos).

fb002548943ee55615a49ee4f5a2db71

Depresión. JA.

Venga ya, todos a trabajar, que ahora me toca a mí! Es MI Momento, como diría la Benito.

c6a06db14e57e3d3e425e747447b3afd

Verano.

Que le den al verano.

Las mejores cosas pasan en Septiembre.

En septiembre todo es más barato. Si sales por la noche, hay gente (no como en Agosto). Si vas a la playa, no tienes que ir a codazos por clavar la sombrilla. Si quieres ligar, hay más variedad. Si no quieres, pues también. Si quieres estudiar, las bibliotecas están abiertas. Si no quieres, pues nada. Si quieres quemar tarjeta de crédito, hay muchas más opciones novedosas, ropa, libros, cursillos “del Groupon”, nuevas tendencias capilares y tonterías variadas. Ahora si, si quieres aparcar en cinco minutos como hacías en Agosto…olvídate, pequeña.

Claro, no va a ser todo bueno. Todo tiene sus dos caras, como el amor, como en esa peli de Barbra Streisand que han echado mil veces por TVE.

e08d401d8dcc02e7618628669c13d3fd

En septiembre todo es nuevo. Todo huele a imprenta y a tinta. Todo son planes, proyectos, buenas intenciones, gimnasios y academias. La gente, a pesar de las ojeras y la depresión post-vacacional, vuelve a creer en sí misma y da lo mejor de sí. Es una nueva oportunidad, como empezar una nueva vida, un cambio de papeles, un giro al guión manteniendo los personajes.

Siempre me ha gustado volver a empezar en Septiembre, bastante más que en enero. En enero es como una obligación hacerlo, en septiembre, el cambio es más…voluntario. Septiembre me gusta: es pura motivación.

6bf3e4184207d20c28dbc274ac0e9570

Así que sí, se podría decir que aquélla noche, la de la caída por las escaleras con el cubata de 9 euros, supuso el fin del verano que nunca existió.  El fin de unas cuantas noches de verano, el principio de las de otoño.

Bye bye verano.

Hola, vacaciones.

PD. A las clientas: Espero volver más morena y menos cansada.

😉

See u! (dentro de 5 días)

Imágenes extraídas de Pinterest

Sigue el blog por Facebook pinchando aqui

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

24 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: