Anoche, en uno de esos locales que suelo visitar cuando la economía va de capa caída pero quiero un Gin-Tonic sí o sí, mantuve una conversación con un chico sobre los blogs. Mi compañera de copas y otros milagros, se fue de la lengua y sacó a relucir mi obsesión por escribir, y claro…

«Pero de qué va tu blog? De qué escribes?»

Siempre que alguien me pregunta tan directamente no sé bien qué contestar.

Y hoy, domingo perro donde los haya, me ha dado por pensar en ello y en los tipos de blogs.

Blogs.

Coñazo de blogs.

Están por todas partes.

(Como el polen, como los mosquitos, como los no-modernos que van de modernos, como Paula Echevarría, como Mediaset, como el amor, como las Andy-Z, como las gafas de espejo, como las pulseras de gomas, como los editoriales de «sé la invitada perfecta», como los gafapasta y las ilustradoras, como los capullos que florecen en primavera, como el running, la operación bikini y las tetas postizas, y tal)

Cada vez más y más. Imposible ignorarlos. Imposible escapar de ellos.

a0a8cb9d9e3724c5e2916860d73da4de

Cada vez tengo más claras varias cosas.

(Que los pseudorescritores estamos un poco tocados del ala, que mi vida es un desastre lleno de horarios y libretas, que acabaré arrancándome la cabeza como vuelva a ver una sola maldita cana, que ya no puede ser que coma a todas horas, que tengo que volver a coger una bici, y tal)

La primera de ellas, es que la saturación de información me empieza a estresar seriamente. Ya no distingo quién es quién. Ya no sé si mi vida va a ser retwitteada o si ponerme el filtro walden o el valencia para salir de casa en lugar de maquillarme.

La segunda (y más importante) es que en esta ciber-vida, es imprescindible saber a qué grupo de bloggers perteneces.

Lo de anoche me ha hecho pensar que no sé en qué tribu no-urbana catalogar mi blog, por ello, he hecho un pequeño resumen de lo que se cuece por la red para poder establecer un orden y ver donde me meto.

Que Dios me coja confesada.

76a8373f69bfca79f414f2f3cfa24089

Vamos a ver, separando por grupos, se ven claramente algunas tribus-no urbanas principales.

El primer y principal grupo, obviamente son las bloggers de moda. Las reconoceréis fácilmente. El título del blog será algo que haga referencia a su armario o a su color de pelo, o vaya, a sus tacones, o su bolso o algo de eso. Ellas son guapas (no todas) y estilosas (no todas). Ellas siempre están divinas. Con poco texto, eso sí, pero con muchas, muchas fotos. Ellas venden su alma por un montonazo de followers. Hacen concursos, sorteando cosas que fijo que más de una no se pondría en la vida, y cuentan sus movimientos a cada segundo del día.

Sus vidas son tope-guays, no como las del resto de mortales. Las invitan a eventos, a viajes, a comidas, a sesiones de belleza y a mil cosas que a nosotras, las mortales, jamás nos invitarían. Ellas se hacen selfies hasta recién levantadas, para demostrar que son más naturales que tu y que yo juntas, y fotografían cada plato que comen y cada cosa que se compran, poniendo cosas como Yummy, o XOXO, o «me he enamorado a primera vista de…». Utilizan términos como Front-Row o Show-Room, y siempre saludan a sus seguidoras con un «hola bellezas/guapas/preciosas o en su defecto, transforman el título de su blog creando un mote cariñoso para quienes las leen, vamos, como si yo os dijera «buenos días juevecitos!»

Obviamente, lachicadelosjueves, no puede estar en este grupo.

30d559e848db9f36a50fc4bce9dae122

El segundo grupo son los blogs de manualidades. Son geniales y cada vez hay más. Los reconoceréis por sus diseños cuidados al milímetro, por sus colores pastel y sus términos como handmade, washi-tape o craft.

Las bloggers handmade, están muy puestas en decoración, en pequeños detalles, hasta diría que en bodas. Sí, en bodas. Muchos de ellos, he podido ver como han derivado en blogs de bodas o de eventos.

Para mi estos blogs son un misterio. Son como un universo paralelo al que no podría llegar nunca. Llevan a cabo iniciativas, cosas rollo «bloggeras motivadas», y quedadas superchulas a las que a mi nadie me invitaría.

Y es que veréis, a mi es que lo que mejor se me da es hacer con un 6 y un 4 tu retrato. Soy negada, nula, inútil para las manualidades. No sé ni como narices aprobaba plástica en el colegio (y ya ni os cuento tecnología, que eso ya era high level)

Luego está el tema de que me da una tremenda pereza hacer algo a mano si puedo comprarlo. Sí, soy una derrochadora vaga consumista, criticarme si queréis.

Por lo tanto, lachicadelosjueves no puede pertenecer a este grupo.

e654c6e434e4292476856f0059fa2a26

Vayamos al tercer grupo: Los blogs de mamás. Muy de moda últimamente.

Muy bonitos, pero no hace falta que cuente porqué no me siento identificada todavía.

Así que pasaremos al siguiente.

5d58b9c99e9f6e8d22b0002e5cfffc5a

Los blogs coolturetas. Hablan de temas en concreto: cine, música, literatura, arquitectuta, fotografía y un montón de temas más que pueden meterse también en este grupo. Están currados y tal vez tengan un punto más profesional que los anteriores. Sus autores/as, parecen a simple vista las personas más interesantes que te puedas encontrar. De esos con los que hablarías de la vida y la muerte a altas horas de la madrugada con más de varios grados de alcohol en sangre (Y que te llevarías a casa a tomar la última)

Luego están los blogs de viajes. Qué os puedo contar de ellos que no podáis intuir. Geniales.

Pero lachicadelosjueves tampoco puede estar ni en una categoría ni en otra.

e793b0c9db4b0795b86ad04941cc9e86

Ahora viene lo bueno.

Los blogs literarios. Los que lees y te dan ganas de pegarte un tiro o saltar por la ventana más cercana. Algunos porque te llegan al alma y al desamor. Otros porque están tan mal escritos que prefieres morir a seguir leyendo.

Luego está el tema de «pero si no tiene dibujos!». A ver. Algo puede estar escrito de lujo y se lo pasamos todo, pero en otras ocasiones el hecho de no tener ni separaciones, ni fotos ilustrativas, ni música que acompañe, ni nada que motive a leer con emoción, lo hace extremadamente aburrido. Hay tochacos legibles y brillantes, pero hay otros tochacos que hay que adornar aunque sea un poco, porque si no la acción es muy rápida: abro ventana, cierro ventana.

Por otra parte, tenemos a las que bien podrían ser de mi calaña. Las podríamos denominar las bloggers Bradshaw. Las distinguiréis por sus fotos Pinterest, su amor por Audrey Hepburn y otras divas/actrices de la época y por sus textos de amor y otras locuras, con pinceladas de lifestyle y una pizca de moda. Las reconoceréis por sus textos críticos en unas ocasiones, y extremadamente sensibles en otras. Las bloggers Bradshaw, se corresponden con la oleada de tías solteras e independientes de entre 25-35 años aproximadamente, que tienen como referente a Bridget Jones y a Carrie Bradshaw.

(¿Os cuento un secreto? Todas nos creemos la nueva Carrie, pero la mayoría nos quedamos en lo más bajo de sus Manolos)

adf8febd36155e2191c99f0263c98e54

Veréis rápidamente sus esfuerzos por escribir de una forma amena, a veces rozando lo ridículo, tratando de ser graciosas a toda costa, metiendo cada dos frases una gracia que las haga parecer divertidas y naturales, mucho más naturales que sus enemigas por excelencia: las bloggers de moda.

Las reconoceréis por su diseño minimalista y elegante, por las pocas fotografías que colgarán de ellas mismas, y por su resquemor en ciertos posts ante el sexo opuesto (es más, muy probablemente, más de una habrá empezado a escribir a raíz de más de un capullo florecido en primavera)

207b93b97c05f420f9020b1648ea36be

Son o se creen que son auténticas y originales, pero lo cierto es que nada más lejos de la realidad.

Ya no queda nada auténtico y original, señores míos.

Está todo escrito, o casi todo.

Mal que me pese.

1d2a662c5570b21c3a5acc503c84e275

Por eso a veces me toca hacer exámen de conciencia y ver donde estoy metida y qué vendo al exterior. Ver en qué tribu no-urbana ando metida y plantearme cambiar. O no.

Pero sea como sea, y en la tribu que me encuentre, si es en una o en varias, o tal vez en ninguna, por aquí seguiré, con mi blog indefinible, esperando calzar unos Manolos algún día.

72eb5d73e78c66485c49cdfcd7159dce

lcdlj

Imágenes obtenidas de Pinterest