Las bicis, el sol y la arena

Ayer, repasando mi timeline de Facebook, encontré un artículo de Elle en el que mostraban varios destinos para viajar sola. Viajar sola. ¿Cuántas veces me lo habré planteado pero nunca lo he llevado a cabo? Nunca he sabido si era por miedo a sentirme más sola aún (como diría Marta en Obras de arte y otros relatos) o simplemente por la típica neura al qué dirán los demás. Ya sabéis, esas voces internas que se clavan en tu cabeza susurrando cosas como… “mírate, todos te observan, saben que eres un bicho de biblioteca solitario, sin novio y ahora mismo, hasta sin amigas”, “¿Y qué harás por las noches, bajar a tomar copas tú sola? Qué lástima, mejor quédate en el hotel, no te vea nadie y piense que eres la típica borracha de barra de bar que cuenta sus fracasos al camarero bonico y majo de turno”. Esas voces, lo que yo os digo. Qué cosas más absurdas se nos pasan por la mente. O se me pasan a mí, no quiero generalizar.

El caso es que en ese artículo, uno de los destinos era Formentera. Yo siempre había pensando que era ideal para pasear en bici acompañada de un grupo de gente, en plan Verano Azul, o con un fornido rubio surfero, de esos que te pasean en moto y luego te invitan a cervezas en la arena. Pero nunca me había planteado escapar sola al paraíso… hasta ahora.

 

http://tovogueorbust.com/
http://tovogueorbust.com/

¿Y por qué no? Eres independiente y con lo empanada que estás y las películas que te montas, no te hace falta compañía para ir a ningún lado: con la imaginación que tienes te basta y te sobra, maja. Mi voz interna, cambiando el tono. Tan bipolar como yo¿Por qué no ir aunque sea diciembre y no lleve más compañía que la de unos cuantos libros y algo de ropa? ¿Por qué no disfrutar de la paz de sus playas lejos del verano y de lo mucho que odio el ruido de sombrillas, hamacas y mojitos con pajita tropical? Siempre he creído que no hay nada más bello que la arena fría, que el sol de invierno. Así que me puse a marujear varios artículos más además del de Elle y todos respiraban lo mismo.

Recorre sus rincones históricos, piérdete por sus fortalezas, revive “Lucía y el sexo”, ve a sus distintos y maravillosos faros, como el de Mola. Camina, ve en bici (bici, jXXXX, ya estamos… ¡Que no me acuerdo de ir en bici!), alquila un coche… (vale, mejor, eso sé hacerlo. Conducir, digo) y ahí justo es donde he llegado a moto de alquiler en Ibiza. Ojo. ¿Alquiler de moto incluye alguien que sepa llevarla? Ejem. Podrían ofrecer un pack completo de moto+conductor+picnic… no sé, algo de ese rollo. Yo doy ideas.

bodas.net
bodas.net

La verdad es que, pajarracos mentales aparte, me encantaría ir. Sentir la brisa, por fría que sea. Mojarme los pies, escribir desde algún punto idílico con vistas al mar, conocer gente nueva, aprender del lugar. A fin de cuentas, para hacer lo típico ya inventaron el turismo; viajar es otra historia.

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

5 comentarios sobre “Las bicis, el sol y la arena

  1. qué post más bonito!
    yo también me planteo viajar sola, pero el momento “copa sola por la noche” o “cena romántica conmigo misma” me paralizan. Así q cuando quieras nos juntamos, con unos cuantos libros, y nos vamos de viaje de amigas, porqué no??
    pd.- la moto ya la conduzco yo!

    Me gusta

  2. Hola,
    Yo soy de Ibiza y te ratifico en que Formentera es un paraíso, pero en invierno está muy vacío y con pocas cosas que hacer, con lo que no te lo recomendaría si no vas realmente a desconectar de todo y a reencontrarte contigo misma. Ideal para quien quiera pasar horas leyendo o escribiendo. En invierno es pura quietud y paz… pero quizás demasiada y a lo mejor te sientas más sola aún.
    Saludos!

    Me gusta

  3. ¿Has decidido irte al final? Yo siempre que hacía algo solo por mi ciudad era como: “Todo el mundo te mira”. Pero siempre necesitaba irme por ahí, tomar un helado e ir a ver ropa sin nadie. Una de las cosas que tengo que hacer es ir al cine solo y viajar solo… aunque a París me vine más solo que la una a vivir y al final esta siendo todo una pasada y un descubrimiento. Conoces a muchísima gente y también te haces más independiente a la hora de hacer cosas. Lánzate y no te olvides de una libreta o el portátil para escribir!!

    Pd: Me recuerda mucho tu estilo a los libros de Laura Norton, jajaja. Si no los has leído, hazlo! 🙂 Te gustarán, jajaja.

    Un saludo!!!

    Me gusta

    1. ¿Laura Norton? ¡Pues la verdad es que la tengo pendiente! Ahora la leeré con más motivo, tengo curiosidad por esas similitudes! 😉 Pues la verdad es que no voy, me quedo por aquí hasta que me entre otra vez el gusanillo y me decida de verdad. Lo tuyo con París me da mucha envidia, querido. A ver si me fugo por esas tierras y te veo! Mua!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s