8 Comments

  1. La belleza es efímera, le pese a quien le pese, y la pena es que no seamos capaces muchas veces, de ver un poco más lejos de lo que tenemos delante.

    Saludos!

  2. La belleza es indescriptible, pero es más un sentimiento despertado, que algo físico. No todos entendemos la belleza de la misma forma, pero sí que respondemos igual ante ella.

    Reducir la belleza a un prototipo de cuerpo o juzgar a una persona por su cuerpo es de una estrechez de miras tal, que la persona afeada es el juez, y no la juzgada.

  3. La semana pasada he hablado de algo similar porque, especialmente en verano, las críticas y los comentarios ofensivos vuelan. Nadie tiene por qué avergonzarse de su cuerpo y, menos aún, nadie tiene por qué aguantar esos dardos venenosos de los que hablas. Lo peor de todo, lo que tú dices, que la gran mayoría provienen de las mujeres…como si no tuviéramos bastante. ¡Gran texto! A ver si se toma nota 😉 Un abrazo

    • Gracias guapa, la verdad es que no sé si llegará el día en que textos como este, como el tuyo, y como tantos otros que pretenden cambiar algo, podrán conseguirlo. Pero bueno, qué podemos hacer además de escribir y quejarnos 🙁 Un besazo!

  4. ¡Hola, chica de los jueves!

    Hace poco que te sigo, pero llevo algún tiempo leyéndote y sinceramente te digo que este es de los mejores blogs que he encontrado. Me encanta el diseño, las imágenes, la magia que tienes… Pero, sobre todo (y más importante), me fascinan tus textos.
    En cuanto a la entrada, ¡pedazo de entrada! Has puesto en palabras todos mis pensamientos, no lo hubiera descrito mejor. Esa belleza invisible de la que hablas es, en realidad, la más difícil de conseguir. Como dirían Fito y Fitipaldis: «Las cosas importantes aquí son las que están detrás de la piel». Yo también estoy harta de la gente que se cree con derecho de insultar a los demás por su aspecto, se puede hacer mucho daño con esas palabras porque una idea es un virus que se desarrolla cada vez más rápido. Y si alguien mete en la cabeza de una chica que está gorda, esa idea puede perseguirla toda la vida llegando incluso a desembocar en trastornos alimenticios. Por eso, ese tipo de personajes deberían pensárselo muy bien antes de abrir la boca, pueden echar abajo la felicidad y la autoestima de una persona en un abrir y cerrar de ojos. Además, coincido contigo en que es aún peor e incomprensible cuando es una mujer la que insulta a otra, en lugar de apoyarse las unas a las otras. No sé, seguramente todo esto es el reflejo de la sociedad superficial en la que vivimos.
    Muchas gracias por hacerme sentir, reflexionar, por transmitir tanto con tus palabras. Ha sido un placer descubrirte y espero poder pasar por aquí mucho más a menudo.

    ¡Un abrazo!❤

Deja un comentario