El amor y otras cosas que no se pagan

A veces me pregunto a qué santo viene esa costumbre de tapar el precio cuando hacemos un regalo. Sé que puede parecer una reflexión absurda, pero siempre me ha parecido ridículo eso de no querer que vean lo que nos hemos gastado. Sobre todo ahora, que todo (absolutamente todo) está en Internet y ya no hay secretos ni pegatinas de “felicidades” por encima que valgan. Pero lo seguimos haciendo. Se ve que somos muy mirados todavía, con lo modernos que parecemos para la mayoría de cosas, vaya. Que nadie sepa lo que puedo o no puedo (o quiero o no quiero) pagar. Siempre con esos estúpidos complejos. Siempre tapando lo que no queremos que se sepa, como si por saberse fuera a derrumbarse el mundo o a frenar en seco nuestra vida tal y como la conocemos.

Y ahora, con esta cara de sueño que me acompaña y Supervivientes de fondo, he llegado a una conclusión que va más allá de una simple etiqueta. ¿Y si ya no solo hacemos esa chorrada con los regalos? ¿Y si también estamos cogiendo la costumbre de tapar nuestro propio valor? Tal vez, por tantos años de valorar lo material por encima de todo, hemos acabado considerándonos objetos a nosotros mismos para tratar de subirnos la moral pensando que alguien pagaría cierto precio por nosotros. Pero en realidad, no queremos que nos pasen por caja, no queremos que nos lleven en una bolsa: y es que solo somos felices con las expectativas que generamos, con las ganas y el deseo que provocamos, con esa falsa sensación de victoria que nos hace venirnos arriba momentáneamente. Somos de tirar piedra y esconder mano. Queremos sacar la patita para luego meterla, dejar el caramelo a la puerta del colegio, dar el beso en la comisura y frenar en seco antes de que empiece la carrera. Dejar con las ganas, vamos.

Llevamos una etiqueta colgando, pero la mantenemos tapada para crear misterio, para dejar claro que somos especiales e innacesibles, pero no es más que miedo. Miedo a que nos hagan daño. Porque si quitamos la pegatina que tapa la etiqueta, si nos desnudamos con la ropa puesta a sabiendas de estar haciéndolo… ya no hay marcha atrás.

Y es que mal que nos pese, nosotros no venimos con ticket regalo.

¿Y qué pasaría si nos quisieran devolver?

7fdfbfaabb8cb125587797fcfa9e47a7

Si nadie sabe nuestro verdadero precio, si solo ve lo que fingimos ser, no puede saber realmente la cantidad de piedras preciosas que nos componen, la seda, la materia prima, la piel curtida. Se pueden hacer una idea aproximada en base a lo que observan desde el escaparate. Pero si no ven el precio, ni sabrán lo que valemos ni nos querrán comprar casi con total seguridad… ¿eso queremos, no?

Tal vez vivamos cómodos estando expuestos en una vitrina sin ser adquiridos, luciendo nuestros atributos y nuestro brillo bajo unas luces a pilas que de un momento a otro se apagarán. Pero no queremos ir más allá de esa realidad, no queremos exponer nuestro verdadero precio por si alguien se nos quiere llevar de la mano, por si nos quieren meter en su casa y hacernos desde la colada hasta la cama, el café o el amor. El amor sigue siendo una bonita palabra que rara vez entendemos y nos da tanto miedo como todo aquello que se escapa de nuestro conocimiento.

Lo vivimos tan en la sombra que aún no hemos podido aprender nada de su luz. Como si toda la vida hubiéramos tomado apuntes al fondo de la clase, o peor aún, como si siempre hubiéramos pasado esas horas en el recreo. Y lo vivimos como vive la brillantez del inteligente el ignorante que se niega a saber, con recelo, con miedo, con resquemor, con los ojos entreabiertos apuntando a otra dirección para que nadie descubra nuestra vergüenza por no entender.

Y de tanto recortar a ras de precio nos olvidamos de gritarle al viento lo que de verdad valemos. 

3444947dd88a1a360e94d19d4d1eb8e8

¿Pero por qué tanto miedo? ¿Por qué tendemos a pensar antes que querrán devolvernos como si fuéramos un pantalón que no cierra o una cortina rota, a que querrán tenernos para siempre en la encimera o el en armario?

En este mundo, en esta especie de realidad chunga que nos hemos montado en la que nadie apuesta por nadie, es lógico que pensemos así. Pero no, en serio. Es mucho más lo que parece que lo que es. Y si le quitáramos a todo la capa superficial, el filtro, el disfraz, el trauma o el maquillaje, no quedarían más que personas con una gran capacidad de amar totalmente paralizada por no sentirse dignos de ser amados, por no creerse a la altura de lo esperado, por saberse inexpertos, ignorantes, perdidos en un campo desconocido con más minas antipersona escondidas que tesoros enterrados. Y yo creo que eso ha de terminar, porque todos, absolutamente todos, somos dignos de ser amados. Y cuanto más queramos atrapar nuestras verdaderas cualidades y nuestro verdadero valor, más tiempo perderemos estando amargados; ese es mi simple resumen. Al final, cuando pasan los años, clasificas los días vividos en felices o “en lo felices que podrían haber sido si no hubieras estado amargado” por algo que tenía solución o que ni siquiera tenía base de problema. Y yo creo que esta es una de esas cosas de las que nos arrepentiremos de viejos si no les ponemos remedio.

Porque hay que hacer algo con todo el miedo, con todo ese pánico al amor; tanto a perderlo como a encontrarlo. Hay que abrirse el alma, enseñar las jugadas, contestar los whatsapps sin tanta tontería de “voy a hacerme la dura/o duro”. Hay que hablar sin tapujos, reir sin pensar si el motivo es demasiado absurdo, llorar sin creer qué pensarán o si echarán a correr, abrazar como si se acabara el mundo; porque llegará el día en que se acabará y sentiremos que cuando pudimos no abrazamos lo suficiente a quien quisimos. Hay que contar trapos limpios y sucios, decir que tienes un mal día o que te has levantado cantando, rascarte si te pica, quejarte si te duele, besar si es que te sale. Al final solo contarán las veces en las que nos abrimos en canal y no en las que nos pusimos el cerrojo.

Así que sonríe y déjate de chorradas, porque nadie que de verdad consiga conocer tus mañanas sin café y tus días tontos, querría devolverte.

Ah, y quítate la pegatina de encima del precio, que todo el mundo sepa lo que vales.

M,

 


 

DURANTE EL DÍA DE HOY, VIERNES 10 DE JUNIO, MI LIBRO “OBRAS DE ARTE Y OTROS RELATOS” ESTARÁ DISPONIBLE GRATIS EN AMAZON. Pincha aquí

Escrito por

Escritora novata, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

4 comentarios sobre “El amor y otras cosas que no se pagan

  1. Ese dichoso miedo a comprometerse en el amor. Que nos es más que darse sin mirar atrás, sin medias tintas, desnudarse de verdad…Con el tiempo me he dado cuenta que uno de los elementos que ayuda a valorar si la persona que tienes a tu lado es “la tuya”, aquella que ha nacido para llenarte y hacerte feliz, es la que te permite ser tu misma, sin tapujos. La que saca todo tu yo. La que te devuelve el mejor de tus reflejos en el espejo. Quizá esta reflexión va por el mismo camino que lo que cuentas de evitar tapar el precio y mostrar lo que valemos. Porque no hay nada en este mundo que valga más la pena que amar y ser amados. Porque en este campo siempre he saltado sin red y aunque algunas veces me pegué un buen coscorrón nunca dejé de hacerlo y a día de hoy esa red que me sostiene me hace sentirme la mujer más feliz del mundo y hace que esas caídas valieran la pena. Encantada de conocerte!!! ahora mismo me descargo tu libro. Besos y buen finde

    Me gusta

  2. No se puede escribir de manera más perfecta!!! Enhorabuena por TODO tu trabajo!! 🙂
    Tengo tu libro en Amazon aunque una edición papel no estaría nada mal! Saludos!!! 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s