Patnífica

Tengo una habilidad brutal para comerme letras cuando “diseño” (si se le puede llamar diseñar) láminas con Fotor (¡eh, qué nivel! A ver si alguien me enseña a usar algo más tipo Photoshop, plis). Es alucinante.  Encima, tengo la mala suerte de que justo, en las que meto la pezuña, son las más compartidas. Es que me parto.  Y cuando me doy cuenta por mi misma, o porque alguien se encarga de avisarme, ya es demasiado tarde. Entonces es cuando digo…vale, ¿qué hago? Borro y pierdo interacción, o lo sigo dejando para que alguien más me saque el error?  La gran duda. Entonces es cuando me quedo mirando al vacío y digo… bueno Mari Carmen, tampoco es para tanto. Borra lo de Facebook y deja Instagram… o bórralo todo. Total…

Pero es que es con todo. Deberían darme un título por todos estos años metiendo la pata. El otro día, sin ir más lejos, mientras trabajaba la cagué. Estaba con una compañera diciendo por lo bajini que no me gustaban los pendientes nuevos que habían llegado, que parecían los aros de los chinos que llevaban algunas en el instituto. En ese preciso instante, apareció una chica como de la nada. Se me atragantaron las palabras. Tosí. Carraspeé. “Jeje” incómodo. A los pocos segundos, estaba en caja cobrando los pendientes a la chica, comentando lo monos que eran vistos así, de cerca.

Pues así con todo. Os podréis imaginar también cómo va mi faceta de Community Manager. No hace mucho, estuve a nada de publicar en Instagram “cacahuele”, en lugar de “cacahuete”. Por no mencionar todas las veces que me toca mirar más de dos veces si estoy poniendo el emoji feliz o el cabreado. Porque os aseguro que cambia el tono del copy… Y MUCHO.

Y es que… ¿qué se puede esperar de una persona que tiró las llaves al contenedor y que le tocó entrar a buscarlas?

Y claro.  Siempre pienso, con pesadumbre en el pecho, que soy patética. Pero no en plan drama. Ni me fustigo ni lloro por mi patetismo… de hecho, creo que es más bien todo lo contrario. Me gusta ese punto ridículo que me sale cuando me tropiezo por la calle o cuando saludo y no me ven. Es algo como que me hace sentir… no sé, diría que más humana. Por eso, hoy he creado un nuevo término: Patnífica. Porque ser patética también puede significar ser magnífica.

POST PAT

El otro día me pasó algo (más bien, escuché algo) que me hizo click. Estaba en el trabajo, joder, qué repetitiva… PERO ES QUE NO TENGO OTRA VIDA QUE NO SEA LA LABORAL. Llevaba dándolo todo desde las 7 de la mañana, sin parar de hacer cosas. Estaba un poco triste porque mi madre no se encontraba muy bien y estaba preocupada. Y bueno, en general, no era mi día. De repente escuché (textual): Ufff, es que estoy taaannn cansadaaa… el viaje y el deporte me han dejado agotadaa (debe leerse con un tono de voz similar al de Tamara Falcó). Mi tic del ojo despertó. Las venas me ardieron momentáneamente. Pero seguí sonriendo, mientras decía entre dientes un…“Buenas noches. Hasta pronto, señora”. 

Por la ubicación de mi trabajo (de uno de los dos), veo a diario a muchas señoras bien. Señoras que no tienen que preocuparse por trabajar ni por llegar a fin de mes. Señoras cuya máxima preocupación tiene poco que ver con las preocupaciones de la gente normal (dejando a un lado las preocupaciones que realmente dan sentido a la palabra preocupación, que evidentemente se relacionan con la salud y que no entienden de cuentas bancarias).

Algunas veces, escucho conversaciones que me dejan de piedra. Pero no por nada, sino por la incredulidad que me genera pensar que, en los años que corren, siga habiendo tanta clase, tanto estrato, tanta diferencia. Y no lo puedo evitar. Siempre que veo a esas señoras que llevan bolsas de tiendas caras y el pelo cardado hasta el cielo, pienso en mi madre. No la conocéis, pero mi madre es la patnífica por excelencia. Para que os hagáis una idea, un día salió con un algodón pegado en la frente y no se dio cuenta hasta que llegó a casa (pasaron seis horas). Otro día, olvidó pasar por el cesto de la ropa sucia antes de salir de casa, y se fue con el bolso cogido del brazo y con un calcetín enroscado. En otra ocasión, apoyó la cartera del dinero en el limpiaparabrisas del coche (vaya usted a saber por qué), y condujo así, hasta llegar a su destino. Otra vez, a mitad rotonda, se le abrió el maletero. Anteayer, metió las gafas en el congelador. Lleva confundiendo los nombres de mis mejores amigas así como… ¿25 años? Y así hasta mil cosas más. Supongo que de tal palo, tal astilla.  

postpat

Y siempre que veo a esas señoras con sus abrigos de pieles y sus miradas altivas, dirigiéndose a mi con un “schssssssssssssss, schhsssssssssssss, tú, sí tú nena, ven”, me dan ganas de gritar… ¡QUE NO SOY UN GATO, SEÑORA! Y me acuerdo de mi patnífica por excelencia. Ella, mi madre, la mujer de los mil despistes y las mil situaciones cómicas, nunca en su vida ha hablado mal a ninguna dependienta. De hecho, siempre emplea palabras como “cariño, bonica o chata“. Y en esos momentos, cuando la escucho, me siento más orgullosa que nunca de ser su hija, su astilla caída, su reflejo patnífico. Y entonces, cuando me acuerdo de ella, me siento zafia, absurda e imbécil por quejarme tanto de todo a diario. Ella se queja a veces también, es verdad. Pero tendría que verme yo a los sesenta y dos, con más teclas que un piano y trabajando: inaguantable, seguro.

Por ello este post es para ella. Porque se lo debo.

Gracias, patnífica, por ser nada patética y todo magnífica. Por enseñarme que nadie es más que nadie. Por hacerme moñas pero risueña, llorica pero fuerte, responsable pero natural. Y muy patética. Ah no, patnífica. Por inculcarme aquello de “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”. Por enseñarme que no hay nada que se consiga sin esfuerzo. Por demostrarme que por los hijos, una es capaz de dejarse la piel luchando. Por avisarme si voy mal vestida. Por alertarme cuando alguien no te gusta, porque no te sueles equivocar. Por estar, por respirar, por ser mi hombro y mis pies. Por creer en mi y en mis sueños. Por ser la primera persona que empezó a leer mi libro.

Y espero que sigas metiendo las gafas muchos más años en el congelador.

Porque, que no se te olvide: mi casa, lo que yo entiendo por casa, sigues siendo tú.

 

De M. para M.

<3

8 Comments

  1. BikoLand

    Me encantas! Y q gran acierto la foto de Bridget Jones! Somo todas un poco así y la que no miente jajaja. Mucha suerte con tu libro!!! Ya tengo ganas de tenerlo 😚😚

  2. A mí también me pasa eso cuando subo imágenes de escritos a alguna red, luego siempre veo algún fallo y me encuentro en el mismo dilema de si lo elimino o no (de momento, nunca lo he eliminado, jaja). Me ha gustado el post porque el otro día salí de casa con un zapato marrón y el otro azul. Pues me tiré toda la mañana con mi madre por ahí con dos zapatos diferentes jajajaj. Cuando me di cuenta y se lo dije (en medio de la calle) nos empezamos a reír los dos como si no hubiera mañana, y solo por ese momento ya valió la pena ser (en mi caso) patnífico. Me ha encantado el post, muy emotivo.

    ¡Un beso! 🙂

    PD: Espero que tu madre esté bien y se ponga buena muy pronto. <3

  3. Hola!! He leido todos tus posts y creo que es genial lo bien que expresas. Soy una blogger novata, aun estoy aprendiendo 😛 Si quieren pueden pasar por mi blog y ver que tal esta 🙂 chicadepapelblog.wordpress.com Gracias!!!
    P.D. Amo tu bloog 😀

Deja un comentario