La cara B

Para empezar. Hace como una hora (o por ahí) que he abierto Facebook. Llevo semanas que lo miro por encima y corriendo, sin fijarme, sin quedarme más de un segundo por publicación (como mucho). Pero hoy una de esas publicaciones me ha tenido un par de segundos más frente a ella. Era de una conocida revista. En ella, animaban a las mujeres (porque no nos engañemos, esas publicaciones van exclusivamente y a cuchillo directas a las chicas) a salir hoy a ultimar “esas compras navideñas”. Yo, como persona que trabaja en una conocida tienda de ropa y que se ha comido más domingos que muchos curas dando misa, digo que pienso que existen cosas mucho más importantes e interesantes para hacer los domingos que ir de tiendas. Pero claro, eso es sólo la opinión de alguien sin tiempo libre (alguien que hoy, debido a esa falta de tiempo, ha de comprar un carrito de Frozen y que se tendrá que comer las palabras de este post una a una).

Así que claro, tras confesar esto, cualquier cosa que diga podrá ser utilizada en mi contra. Pero aun así seguiré escribiendo.

NAV

Para continuar. El otro día me pasó algo. Estaba en el trabajo, aunque eso no es novedad. Atendí a una señora muy maja, una de esas personas que miran a los ojos, sonríen, saludan y dan las gracias. Hablaba de una forma muy dulce, con una entonación casi musical, casi con sentimiento, casi con algo parecido a la magia de la Navidad tal y como yo la entiendo.

La señora, que quería comprar un abrigo para su hija, me pidió por favor que me lo probara. Yo, la verdad, es que cuando me piden que me pruebe algo y más estando en caja, me siento ridícula a la par que pardilla, pero bueno, accedí e hice un pequeño y patético pase de modelos con una vuelta incluida, en mi particular pasarela de un par de metros de distancia. “Si a ti te queda bien, a ella también le quedará bien”, eso me dijo. Me lo quité y empecé a pasarlo por caja. De repente, su suave voz habló de nuevo. 

“Verás, es que no quiero que se sienta decepcionada al abrir el regalo, quiero que le quede bien y que le encante… “

¿Sabéis el tiempo que hacía que no escuchaba eso? “No quiero que se sienta decepcionada si le queda  mal”. ¿Quién compra pensando en el corazón de quien va a recibir el regalo? ¿Quién compra pensado en los sentimientos del otro? Os puede parecer una chorrada, pero sólo escucho a diario las típicas frases de “Si no le gusta se puede cambiar, ¿no?” o comentarios entre gente que compra rollo “Pues chica, si no le está bien, que se coja otra cosa”. Que son comentarios normales, efectivamente. Pero el hecho de que esa mujer pusiera tanto cariño en el abrigo que estaba comprando para su hija, me hizo sentir como una vil escoria humana que, a veces, sólo compra por cumplir.

98e1593c1f8bb7463bbc151f956daece

Para seguir. Creo que el consumismo va ligado a nuestra falta de valores y de cariño, y cada día que pasa más lo pienso. Creo que poca gente compra regalos (a no ser que sea a niños) pensando en la cara de emoción del receptor, en sus verdaderas ilusiones, en lo que de verdad querría tener en su casa colgado de la pared, o adornando un estante o en el mejor de los casos, poblando su corazón. Creo que cada vez somos más fríos, más automáticos, más egoístas y más superficiales. Gente que compra por sistema, por obligación, por tradición, por defecto. Gente que no sabe qué hacer si no va de compras o no cuelga luego la foto de lo que se ha comprado.

Y creo que la inmediatez, el “compro ya lo que sea porque estoy hasta el moño  de dar vueltas” o el “me lo quito ya de encima”, le resta valor a la grandeza de regalar, al detalle, al presente, al supuesto amor que queremos mostrar. Regalar tendría que ser algo más y mejor, algo que cuente, algo que llene no sólo el armario, cajón o bolsillo, algo que llene también a quien compra. Porque si no, ¿qué leches se supone que es la Navidad?

Prosiguiendo. No me gusta mucho la Navidad. Me encanta la gente que la vive con tanta ilusión, gente con esas familias enormes que parece que no vayan a caber en ningún sitio de lo mucho que ocupan, con esas parejas que se compran chorraditas románticas, con esos viajes con esquís a cuestas o comprando en mercadillos europeos plagados de luces y color, o con esas tardes de patinaje sobre hielo y orejeras peludas, y selfies con el árbol tras la cabeza. Me gusta la gente que vive así estos días. 

Pero yo no. Yo trabajo, como muchas de vosotras y vosotros, mientras los demás viven entre villancicos. Somos la gente sin cabalgata, la gente sin noche de Reyes, la gente que llega tarde a las cenas, a las comidas, a todo. Somos los que compramos corriendo y como yo hoy, algunos domingos que no curramos, muy a nuestro pesar. Nosotros somos la cara B de las fiestas, los que tenemos que estar con mil oídos y mil manos para cumplir con los encargos de los elfos y de los pajes. Nosotros somos la cara cansada que nadie aprecia, la gente estúpida que sin querer, hace un amago de mostrar agotamiento y ya es crucificada socialmente y tachada de borde.

 Yo formo parte de ese engranaje, de ese montón de cables bien conectados entre sí que se encargan de no dejar sin regalo a nadie. Y miro las bombillas cuando salgo a las tantas, y los restos de las risas, y las pisadas en las aceras y los papeles rotos que caen de las papeleras. Y a veces me quedo más tiempo del necesario en la parada del autobús mirando de lejos las flores iluminadas por el frío. Las miro pensando porqué nadie dice que, algunas veces, la Navidad es triste. Y no digo triste por tener que trabajar, para nada. Pienso que la Navidad es triste porque en realidad, no creo que sea una Navidad real lo que vivimos la mayoría de nosotros.

297d00bbf381ec8a1feeda9a9f9a5d46

Yo echo de menos Expojove. Sí, era una horterada, pero lo echo de menos. Echo de menos no tener ni idea del gran secreto de los Reyes Magos. Echo de menos esos amigos invisibles en clase, con mis amigos del colegio. Echo de menos no tener un duro (que no es que ahora tenga mucho más) y estrujarme la cabeza buscando un regalo, el perfecto regalo que sea barato y precioso a la vez, y sentimental, y perfecto para quienes quiero. Echo de menos ir al cine a ver películas de dibujos y ponerme ciega con tanta palomita y chuchería. Echo de menos dejar los zapatos bajo el árbol y el vaso de leche para los camellos. Y tantas cosas.

¿Lo de ahora? Lo de ahora no me gusta un pelo. La Navidad para mí es echar de menos, pensar en quienes no están, en esas personas con las que me gustaría entrar con el pie derecho en el año nuevo. Para mí es ir de cabeza de una punta a otra de esta ciudad, tratando de llegar a tiempo a todo, cumpliendo expectativas un año más. Para mí es un nudo, una especie de pellizco en el estómago que aprieta más cuando Sinatra suena de fondo, un golpe que acaricia temblando mis recuerdos y mis sueños.

Para mí es una bola de cristal, de esas que si las agitas cae nieve. Es algo que miro desde fuera, algo ajeno, algo que me gusta mirar sin meterme dentro. Y aunque estoy presente, es como si no estuviera. Y aunque estoy contenta la mayoría de veces, cuando dan las doce uvas o suena un piano por la tele, me da por llorar.

Creo que la Navidad debe ser como esta canción, como la dulzura de la voz de esta chica, como la inocencia de cuando éramos pequeños. Todo lo que no sea eso, no lo quiero, para mí no es.

Así que este año mi wishlist no tendrá wishes. Este año trataré de hacer como esa mujer, la señora que ha inspirado este post. Regalar con corazón (y regalar mi corazón), vivirlo de otro modo, hasta tal vez, dejar mi amargura vital a un lado.

Este año trataré de hacer lo que de verdad se ha de hacer en Navidad: pensar en los demás.

ba4c092936b073f84df6b016e70120d0

Feliz Navidad.

M.

Escrito por

Escritora novata, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

7 comentarios sobre “La cara B

  1. A mí me encanta la navidad. Obvio las cosas cambian para muchos y la navidad (al menos la mía) no es como lo era antes. Pero aún así sigo manteniendo la ilusión porque siempre me ha gustado. Sí que hay tristeza porque son fechas señaladas y nos tocan. Pero hay muchas formas de verla y de vivirla. Yo me quedo con la ilusión y con los detalles.

    ¡Gracias por otro post que nos hacen reflexionar! 🙂

    Me gusta

  2. Yo soy una de las que se estruja el cerebro buscando el regalo perfecto (y también sea barato, no voy a mentir), y cuando ves los ojos del que los recibe la satisfacción es mayor que cuando compras lo primero que se te ocurre.
    Por otra parte, siento la Navidad igual que tú, desde que me hice ‘mayor’ ya ni es Navidad ni es nada.
    Un saludo

    Me gusta

  3. El caso es que yo hago un poco con las entradas en los blog como tú en Facebook. Echo un ojo. Un vistazo rápido. Entro sólo en las que me llaman la atención. Termino sólo las que me enganchan y por último. Me gustan las que me hacen sentir identificada o las que están bien escritas. He leído esta desde el principio hasta el final, a mi que me encanta la Navidad, que estoy deseando escribir sobre ella en cuanto encuentre un hueco, que no puedo esperar para volver a casa y comprar regalos que sean especiales para cada una de las personas que quiero. Y al terminar de leerte, no puedes dejar de tocarme algo. De emocionarme o de hacerme sentir en tus zapatos. Tienes un don. Enhorabuena y de corazón, feliz Navidad. 🙂

    Me gusta

  4. Bravo! Me has dado en qué pensar… Y esq a mi también hace años q ya no me ilusionan las navidades… Es consumismo y locura para encontrar el regalo para tus seres queridos. .. Si ya tenemos de todo! Pero bueno soy tb de tradición de ir a ver las luces del centro, bocadillo de calamares en la plaza mayor y luego chocolate con churros… Y de cenas/comidas de navidad… Pero claro el resto….son otro día más… Ya no nos juntamos toda la familia y se echa de menos. Q tengas felices fiestas aunque te toque currar. besicos!

    Me gusta

  5. Siempre me ha gustado buscar el regalo perfecto para la persona adecuada… es de las pocas cosas que no se me dan mal… Por cierto ayer me acordé de ti, porque esta entrada la leí hace un par de días y ayer acompañé a mi madre a comprar un pijama para mi hermana y le pidió a la chica de la tienda que si por favor se podía dar la vuelta a ver si la talla le iba a estar bien… Vamos que muy educadamente le pidió mirarle el culo!!
    Besos
    Fer

    Me gusta

  6. Antes era la ilusión de los niños… ahora los niños ya son mayores… A mi tampoco me gusta mucho la navidad. Supongo que la navidad es para las grandes familias que siempre van juntas a todas partes, como tu bien has dicho, la navidad es cumplir y tener que ir a todo tipo de comidas familiares cuando realmente lo único que te apetece es estar en casa y no salir al tranco… La navidad es para las parejas, para que llegue un 25 de Diciembre y poder compartirlo con ella o con él… que sí que también para estar con los amigos pero… ya me entendéis! para las chicas solteras es un poco triste, no lo sé… en cualquier caso… FELIZ NAVIDAD A TODOS!

    Me gusta

  7. A mí me encantaba la Navidad… hasta que me di cuenta de que empieza en octubre y es un martilleo constante de “consume, consume” y felicidad postiza. Me gusta estar con mi familia y comprobar que, efectivamente, hay familias que la disfrutan a lo grande. Pero hace mucho que, para mí, perdió la magia.
    Feliz retroactiva Navidad. 😛

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s