L’hymne à L’amour

“Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”

(Antoine de Saint-Exupery)

 

Seguirá lloviendo. Seguirá temblando. Seguirá mordiendo el polvo, la carne cruda, la paja que nadie quiere. Seguirá pidiendo. Seguirá robando. Seguirá rogando un poco de cariño. Seguirá pegando, gritando, tronando. Seguirá enfadándose como quien quiere que a todas horas le hagan caso. Seguirá muriendo sin que nadie se de cuenta salvo las raíces que se pudren bajo sus pies. Seguirá serio, sin sonrisa, sin dejarse hacer cosquillas; sin dejar que le soplen, ni que le miren, ni que le hablen. Seguirá mirando por encima del hombro a todo aquel que ose mirarle descaradamente y a los ojos.

Seguirá habiendo odio. Seguirá existiendo gente que detesta a otra gente, gente que mata a otra gente porque sí. Seguirán quedando vidas sin crecer por el camino, bocas sin comida, ojos que no saben leer, corazones que enmudecen ante tanto horror, pies que paran porque saben que no sirve de nada correr cuando un arma te apunta. Y no puedes escapar. Y caes. Y te despides lentamente de la vida que te ha tocado vivir. Seguirá cayendo gente sin sentido, sin razón, sin motivo aparente. Seguirá existiendo el dolor, la maldad, la mentira, la injusticia. Seguirá llorando el mundo cuando note que el peligro le mira de frente. Seguiremos poniendo nuestras barbas a remojar cuando veamos las del vecino cortar. Seguiremos sintiendo más de cerca lo que está cruzando una frontera, lo que nos roza, aquello con lo nos sintamos más reflejados. Seguiremos viendo más de lejos lo que queda a más cruces de frontera, aunque sea igual de terrible para la especie humana.

Seguirá crujiendo. Seguirá latiendo. Seguirá sangrando. El mundo. Este mundo seguirá defraudándonos, asustándonos, rompiéndonos por dentro y por fuera, sin piedad.

PARIS

 ¿Pero sabéis algo?

También seguirá habiendo amor. En todas y cada una de sus formas.

Y esto, esto va para vosotros. Aunque nos asustemos, aunque lo irracional del pánico nos invada, la sensación de injusticia, la inseguridad y las nubes tapando el sol dejando la temperatura bajo cero, aunque pase todo eso, tomad nota.

Seguiremos saliendo. Seguiremos bebiendo, cenando, fumando (para quien fume), bailando (para quien baile). Seguiremos encendiendo velas, rezando aunque no creamos en Dios, porque si en algo creemos es en las personas, y queremos que las personas estén bien, aunque no sepamos bien como mitigar su dolor, cómo sanar nuestro propio corazón. Seguiremos sintiendo, en mayúsculas. Seguiremos adorando la libertad, la igualdad, la fraternidad. Seguiremos amando la tranquilidad, las siestas, las fiestas, las risas y todo eso que nos llena el corazón de felicidad. Seguiremos disfrutando de una buena película o de un concierto de lo que sea que suene. Seguiremos queriendo, cuidando, preocupándonos más de los demás que de nosotros mismos. Seguiremos temiendo el futuro de quienes ahora crecen entre nuestros brazos. Seguiremos abrazándonos, cuando necesitemos algo que nos ancle a la tierra. Y sentirnos menos solos. Y sentir que, aunque sea en la desgracia, estamos juntos.

Y seguirá sonando música, una música que suene mucho más alto que el estallido de una bomba.

Hoy estoy triste, pero sé que tanto horror nunca podrá con tanto amor.

Porque lo hay.

Estoy segura de ello.

PARIS2

PD. Un no rotundo a aquellos que tildan de “postureo” el hecho de compartir fotos de París o usar el hashtag #prayforparis, y no lo digo porque yo lo haya hecho, sino porque creo que nadie jamás haría de una barbarie tan horrible postureo. Así menos tonterías y más dedos de frente.

Un beso enorme a todos.

M.

Escrito por

Escritora novata, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

8 comentarios sobre “L’hymne à L’amour

  1. En cuanto a lo de las fotos y el postureo, en mi facebook personal compartí una noticia que se titulaba “el peligro de hacer tu foto de perfil con la bandera de francia”. En esa noticia te explica, que aunque es algo simbólico (y que para nada veo mal), no solo debemos estar con Fracia, sino debemos estar con todos aquellos países que están sufriendo esta guerra. Te dejo aquí la noticia:
    https://ericlluent.wordpress.com/2015/11/14/el-peligro-de-ponerse-la-foto-de-perfil-con-el-filtro-de-la-bandera-francesa/
    Por otro lado, yo tampoco creo que sea postureo, porque sería no tener corazón. Y por supuesto, yo también confío en que tanto amor debería y podría ganar al odio. Esperemos.
    Me ha encantado. Un saludo.

    Me gusta

    1. Sí, leí la noticia, y también la comparto, me refería más a otro tipo de comentarios que he leído por parte de otras personas, y que en cierto modo puedo comprender, pero no creo que hayan estado bien expresados. Gracias por leer y comentar Nerea, confiemos en que así sea 🙂 Un besazo ❤

      Le gusta a 1 persona

  2. Ojalá se imponga el amor, algún día, lejano, me temo. Pero soy pesimista, yo, un optimista empedernido. La maldad es demasiado poderosa, y parece que demasiado adictiva, como su hermano el odio. La paz no produce beneficios en bolsa, y ese es un gran hándicap para que nadie invierta en sus acciones. La guerra, en cambio, genera grandes dividendos.
    No tengo miedo, pero estoy muy resignado. No sé qué es peor.
    Un abrazo, escritora.

    Me gusta

  3. Por desgracia hay algo que tenemos que asumir… Cada segundo de nuestra vida puedo ser el último. Alguien puede decidir que nos vamos y se nos lleva, no sé a dónde, para eso están curas, gurús, imanes o llámalo usted como quiera, pero se nos lleva.
    Pero (y por una vez el pero no es la palabra más odiosa del diccionario)si cada segundo que vivimos puede ser el último, vivamos en consecuencia. Vamos a darlo todo, a ser nuestra mejor versión y a hacer lo que de verdad nos salga de dentro. Puede que así seamos más personas, seguramente menos cuerdas, pero más vivas. Cuando la muerte te persigue hay que vivir deprisa.
    Besos
    Fer

    Me gusta

  4. Es que la gente está muy confundida con el tema de apoyar a una causa, joder. Hoy día parece que si no juegas a los videojuegos desde los 5 años no eres un verdadero gamer, si no llevabas bebiendo ginebra desde los 16 es que te has apuntado a la moda de los gintonics, y si no gritabas a tu abuelo si ponía los toros en la tele cuando eras pequeño en realidad es que te gusta matar animales.

    Y joder, dedicarle un gesto hoy a Paris es simple y llanamente bueno. Puede que, efectivamente, eso no vaya a servir para parar estas barbaries, pero es un pequño gesto que expresa apoyo. Y no hay que sacarlo de contexto, todos somos conscientes de los niños explotados en vietnam, de las mujeres violadas en áfrica o de los aborígenes que se quedan sin casa en el amazonas, pero si hay que estar cada día apoyándo a gritos a una injusticia sólo para que hoy no te digan que eres un poser o que estás de postureo entonces te van a decir que eres un pesado el resto de los días. La cosa es quejarse, que la gente se queja por todo.

    ¡Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s