La chica que lloraba ginebra

Recuerdo que el verano pasado conocí a un chico. Era alto, con pelo negro; de ojos azules y piel clara. Una piel tan clara como los Cullen, pero sin el rollo misterioso ni las luchas familiares. Era sencillo. De cervezas y cacaos. De palabras fáciles y manos sueltas. Vestía como si abriera a ciegas el armario, de esos que sabes que no se arreglan ni por equivocación, pero con un (cierto) encanto personal que conseguía tapar su falta de pasión por la moda.

Era uno de esos chicos que desaparecen cuando sale el sol, por varias citas que tuviéramos. De esos que sabes que no taparían la guerra mundial, ni tan siquiera la civil. Pero era un chico bueno, un buen chico. Por el azul de los ojos se le escapaba más de la mitad de la ternura que guardaba. Sus ojos. Por la sonrisa de sus ojos se intuía la falta de cicatrices, la falta de tiritas.

ec22611bc0cead48d99c3b6ceea2df1d

 Recuerdo que un día de ese mes, yo estaba leyendo de cara al ordenador. Estaba totalmente metida en el post del 25 de junio del Manual de un buen vividor, “La chica que lloraba ginebra”. De repente una ventana de chat de facebook se abre. “Vale, ya me están fastidiando mi momento con el guardián”, eso pensé. No hay cosa que más me fastidie que estar leyendo algo que me apasiona y que alguien o algo lo interrumpa. Me enerva. Lo odio. Y da igual que sea “el chico en cuestión”, el Papa de Roma, Felipe VI o Love of Lesbian que vengan a cantarme “Incendios de nieve” en privado (bueno, vale, ellos sí que pueden).

El caso es que abrí el chat a regañadientes.

-¿Qué haces?

-Nada, estaba leyendo.

-¿Qué lees?

La chica que lloraba ginebra

Le mando el link, guardando una ligera ráfaga de esperanza sobre nuestra hipotética casi imposible relación. “Bueno, igual va y me sorprende…” “igual resulta que finalmente coseguimos compartir algún gusto por algo más que no sea sólo cerveza…” “igual…no sé, va, a ver si lo lee”.

Pero entonces recuerdo casi a la perfección algo así:

-…demasiadas letras, no? Casi que mejor me cuentas de qué va…

 0d22a30d07de47119e37cc2b743787ad

Recuerdo mi cara de adiós. Me tendría que haber hecho una foto instantánea la web cam, como esas fotografías que te hacen en las montañas rusas con la cara de pánico e histeria. Demasiadas letras. En ese momento supe que el chico de la mirada sonriente no compartiría mi exceso de letras. Creo que el también se dió cuenta, porque mis “jajajas” habituales se transformaron en un eterno “jeje” con bola de polvo incluida pasando por el desierto de las letras, de las demasiadas letras.

Ay. Cuán difícil es conocer a alguien compatible.

3c925445eb1da97d140378f2fd18fdad

En ese momento pensé que para qué me había interrumpido la lectura. Luego pensé que no importaba, que era una exigente insoportable. Que si el chico no quería leer, pues vaya, que no pasaba nada. Que el chico podía ser como le diera la gana, que era una tonta superficial.

Pero es que la guerra mundial había dejado una eterna sensación de exigencia, un continuo “pedir más”. Un “que lea, que sea culto, que tenga menos de 32, que tenga sueños y futuro, que sea aventurero pero sensato, mochilero con traje de chaqueta, romántico puntual que no roce nunca lo cursi, divertido, ingenioso, con alguna vena artística” Que no es que sea yo de hacer listas, vaya. Pero es que lo que estaba leyendo me hizo reafirmar mis peticiones. Lo que estaba leyendo marcó ese 25 de junio, y tal vez, varios días más.

XI.

Una noche se quedó mirando una playa.

Y empezó a hablar.

– A veces me da miedo olvidarme de mi padre. Y me enfado con mi memoria. Y ahora como pescado azul como una loca porque leí que el Omega 3 es bueno para la memoria. Ojalá tuviera tu memoria de elefante.

– Bueno, en realidad es un mito eso de que los elefantes tengan buena mem… –  traté de puntualizar yo.

– Cállate, merluzo.

Y señaló la playa.

Cuando era pequeña una vez fui en barco con mi padre y con mi hermana Patricia. Ella llevaba un bañador de Minnie bastante ridículo. Estaba muy morena. Negra. Siempre jugábamos a un juego llamado Tiburón. Mi padre paraba el 

barco, se tiraba al agua y nosotras nos quedábamos en el barco, en silencio, en tensión, y de repente emergía del agua por el sitio más inesperado. Mi hermana me agarraba fuerte hasta que se le ponían los dedos blancos. Esos segundos sin mi padre eran terroríficos.

Cuando volvíamos le pregunté a mi padre que cuánto me quería. Y no me llames cursi. Pero tenía obsesión por cuantificar las cosas. Me encantaba pensar que el discoThriller de Michael Jackson había vendido 40 millones y me imaginaba a todos los ciudadanos de España, a todos y cada uno de ellos, con un disco de Thriller en la mano. Cuantificar las cosas es importante.

Así que le pregunté:

– Si me cayera ahora al agua, ¿irías detrás?

– De cabeza

– ¿Aunque hubiera tiburones?

– Aunque hubiera tiburones

– ¿Aunque hubiera orcas asesinas?

– Aunque hubiera orcas asesinas.

No me debieron de resultar del todo satisfactorias estas respuestas así que pensé un rato y volví a la carga.

– ¿Y si alguien me secuestrara y me liberara solo si tuvieras que contar TODOS los granos de arena de esa playa?

– Los contaría.

– ¿Todos?

– Uno a uno

– ¿Aunque tardaras?

– Aunque me llevara toda la vida.

Y ya me quedé tranquila.

Ahora mi padre no está. Ya no saldremos en barco. Ya no jugaremos a Tiburón. Ya no saltará por mí si me caigo al agua con orcas asesinas. Pero las playa sigue ahí, intacta, con sus granos de arena. Y a veces se me borra algún gesto de su cara. O el olor de su jersey. Y me pongo nerviosa. Y me enfado. Pero entonces pienso en una playa y me tranquilizo. Porque me acuerdo de ese amor infinito que no borrará ni el tiempo, ni mar, ni el viento ni la lluvia.

Y no, no estoy llorando. Es ginebra esto que me sale por los ojos. He bebido demasiado.

Y yo quiero a alguien que me quiera así. Que cuente todos los granos de arena por mí.

A lo mejor te parece una tontería todo esto.

2e13dbc6a90950bb1a24f8d439617ffc

  Algunas personas viven el amor como algo accesorio, como algo secundario. Para otras, supone el centro de todo (o casi todo). Algunas, llegada cierta edad, deciden juntarse con alguien por comodidad, o por conformidad. Otras persiguen imposibles toda la vida, tal vez por el propio miedo a enfrentarse a algo real junto con la posibilidad de perderlo. Algunas exigen poco, piden poco, dan mucho. Otras, todo lo contrario.

Algunas creen en la magia, o en los libros, o en la ciencia. Que el amor es pura química, dicen. Que el amor, tal cual viene, se va, y que si se queda, va variando de forma. Que va creciendo o menguando, que va haciéndote perder tu parte original. Cada cual puede creer lo que quiera del amor.

Yo creo en este texto. 

A fin de cuentas, no somos más que las partículas subatómicas de un grano de arena de una playa infinita esperando a que alguien nos cuente.

57c66013f6a5b642f30b0d80f9650eec

(La chica que lloraba ginebra)

Lcdlj

Imágenes extraídas de Pinterest

Fuente texto: Manual de un buen vividor

Sigue el blog por Facebook pinchando aqui

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

29 comentarios sobre “La chica que lloraba ginebra

  1. En un primer momento he pensado en hacer una broma fácil con eso de llorar ginebra… pero me ha parecido mal, no venía al caso.
    ¿sabes? hace un tiempo decidí que había una chica perfecta para mí. No una cualquiera, sino una con nombre y apellidos. Cumplía todos los requisitos de una imaginaria lista que yo había marcado y me aferré a ese futuro convencido que era el válido.
    Y me fui, y no la eché de menos, y al volver pensé que en estos temas es mejor no pensar. Rompí mi lista y me dejé llevar. Y seguro que así no es más sencillo, pero sí es más real.
    Un beso

    Me gusta

  2. Guau, una vez más me dejas sin palabras… Y la piel de gallina. Me identifico mucho con la chica de listas e imposibles en la cabeza, que lucha por lo que quiere, aunque a veces no sabe muy bien qué quiere. La que no se conforma, la que no busca lo mejor, sino lo que ve mejor para ella, que no es lo mismo.

    En fin, que gracias por tus realtos, por lo mucho que me transmites en cada uno, es un place leerte 😉

    Patri.

    Me gusta

  3. Sigo completamente enamorada de tus letras, que me hacen desaparecer por un ratito de mi mundo. Seguro que un chico que dice que “hay demasiadas letras” no merece sumergirse en las pestañas de alguien que ha vivido mil vidas.
    Yo aún sigo esperando a que alguien cuente los granos de arena por mí.
    ¡Un beso enorme! 🙂

    Me gusta

  4. Voy a hacer de abogado del diablo. He buscado en google el texto de ‘La chica que lloraba ginebra’ y (vale, son las 2:18 y se me cierran los párpados) debo decirte que es un buen pedazo de texto. Hay que invertir un buen rato para leerlo enterito. Que seguro que es fascinante. “Intuyo” que eres fan incondicional del guardián entre el centeno y su manual, así que me guardaré mucho de escribir algo que te pueda ofender. La cuestión es: si el muchacho de los ojos azules se conectó al chat para hablar contigo, quería (efectivamente) hablar contigo y no compartir media hora de charla imaginaria con el guardián y la chica que lloraba ginebra de su manual. Es decir, el chico estaba interesado en ti, ¿no? Ya tendría tiempo de leer el relato en otro momento. Y aquí dejo de hacer de abogado…
    ¡Exigente! :p

    Me gusta

  5. sabes lo que más odio de leerte? que me quitas completamente mi capacidad de ser esa chica independiente que no necesita a ningún chico a su lado. Y vuelvo a ser esa niña romanticona comiendo galletas de chocolate y viendo “Algo para recordar”, pensando que ya estamos a 28 de agosto y que todavia no ha llegado.. mi amor de verano.
    Cuidate,

    Me gusta

  6. Hola guapa 🙂 La verdad es que si alguien me dice que “tiene demasiadas letras” lo borro de mi lista inmediatamente, yo para eso soy como tú, muy mía, hay cosas que no puedo….Mejor esperar a encontrar a la persona perfecta aunque sea entre un millón de granos de arena que conformarse con un palurdo. Sabes que llegará, y pronto. Un beso!

    Me gusta

    1. Pues ya somos tres jaja … a mi me ha pasado eso de ”tiene demasiadas letras” … y mi cara de poker en ese momento debió ser bestial !!!! O.o … por mucho que el chico estuviera interesado en hablar contigo, como dicen por ahi arriba, hay cosas que no !!!! :S

      Muak !

      Me gusta

  7. Me encantan los ojos azules en un chico… Si esperásemos al hombre perfecto nunca estaríamos con nadie, no existe, pero tampoco vale estar con alguien por comodidad o conformidad! Horror!!!! Un saludo

    Me gusta

  8. Me encanta este texto, entero. Desde su contenido literario hasta el contenido fotográfico y añadiendo el estilo de tu blog. Me está gustando mucho leerte.
    Te invito a que te des una vuelta por mi blog, podría gustarte.
    Un saludo!

    Me gusta

  9. Este texto me vuelve loca.
    Tiene algo que me emociona cada vez que lo leo… y van ya unas cuantas veces
    Hace tanto que no escribo, y al leerlo me dan ganas de volver a hacerlo, de intentar algo nuevo, de conseguir escribir algo la mitad de bueno.
    Gracias por la inspiracion 🙂

    Me gusta

  10. Buenas tardes,

    No sabes la ilusión que me ha hecho que rescatases en su momento este texto.
    Me estoy volviendo loco intentando recuperar todos los posts que publicó el guardián en su blog de Elle.
    No tendrás por casualidad guardado ninguno más, verdad?
    Yo tengo un par por si los estuvieras buscando también.

    Gracias!
    Á.J.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s