Día 3 parte 2: Mulhouse, deja paso a Freiburg.

Hay cosas que nunca crees que harás en la vida.  Una de ellas, sin lugar a dudas, es compartir coche con un desconocido.

Alain.

Alain, 34 años, canadiense.

 El se dirigía a Dijon, y nosotras a Mulhouse, pero qué más da, pilla de paso, si total, otra locura más, ya no nos puede matar.

10:35. GPS en mano, empieza el viaje.

10:45. Alain empieza a soltarse. No sabemos porqué motivo extraño cree que somos alemanas. Dudamos que alguna vez haya tratado con alemanes. Dudamos mucho más que haya estado con españoles.

11:00. El GPS me está poniendo de los nervios, y Alain más aún. Señora ve desde el asiento trasero cómo nos peleamos en inglés por el funcionamiento del GPS (y por los papeles de la guía de Francia). Unos quince minutos más tarde, ya somos como una pequeña gran familia.

11:22. Alain lleva fuet (bueno, sí, igual queda un poco raro), quien dice fuet, dice salchichón del bueno (vale, sí, sigue sonando mal). Nos dice que podemos abrir su mochila y coger. Bien, vamos bien. Ya no sólo nos hemos acoplado en su coche, si no que encima, nos comemos su comida. Dice que también lleva vino, pero ya nos parece abusar demasiado.

11:40. LLueve a cántaros. Dijon se acerca. Alain se pierde y en lugar de seguir por la carretera correcta, se mete en el aparcamiento de unos grandes almacenes. Conduce a 1 por hora. Es muy crack. En el fondo, Señora y yo, empezamos a pensar que es absolutamente adorable. Le echaremos de menos.

Poco después, llegamos a la estación de tren de Dijon. Por fin. Alain baja del coche para sacar nuestras maletas. El pobre se moja todo (ay, qué tierno era) y se va, con las luces de emergencia puestas, por toda la calle.

Señora y yo corremos para que no nos atropelle un coche. A señora se le cae por el suelo la bolsa marrón que se supone que venía al viaje para ser colmada de souvenirs y caprichos varios (pero que acabó con tuppers y comida de supermercados).

Ya no nos puede pasar nada más. O si.

Dijon-Mulhouse.

Hola Mulhouse.

IMG_0368

Disponemos de una media hora para ver “mu rápido” Mulhouse, así que empezamos.

IMG_0380

IMG_0381

Y cuando creemos que nada más puede pasar…

-Un gran charco en esa plaza.

-Nuestras maletas, al borde de él.

-“Venga, una autofoto!”

-Maletas al charco.

-Risas incontroladas. Incidente. Más risas.

-Maletas otra vez al charco.

-La barra de pan de la coreana, se ha mojado. Las palmeritas de chocolate, también.

IMG_0370

Venga, no pasa nada. Hay que reponerse y continuar.

Nos quedan unos quince minutos para que salga el tren a Friburgo.

“Venga, aún nos da tiempo a hacernos otra autofoto”.

ERROR.

Hemos vuelto a cagarla.

Hemos perdido el tren.

Somos conscientes de que llegaremos a Friburgo de noche.

En fin.

IMG_0395

Al fin Friburgo!

(Coros celestiales de fondo…ALEELUYA, AAAALELUYA!)

Cuando llegamos, nos recibe un tiempo horrible. Lluvia y viento nos dan la Bienvenida. Y un señor.

El señor nos da indicaciones para llegar al hostel pero no confiamos en el por sus pintas de borracho feliz.

ERROR.

Tenía razón.

Después de media hora andando llegamos al hostel-residencia del Goethe Institut.

Se nos ocurre cenar en la residencia, y ya si eso luego salir.

Pero hay un problema. Un grave problema.

El pan de la coreana, que iba a ser nuestra cena junto con el chorizo de Mercadona que arrastrábamos desde Lyon, ya no nos sirve (el charco, y esas cosas).

Así que salimos a cenar delicatessen del McDonalds, y a hacernos mil fotos.

IMG_0412

IMG_0415

IMG_0431

IMG_0455

IMG_0463

IMG_0440

Freiburg no defrauda.

Es una ciudad preciosa, de esas a las que volverías con los ojos cerrados.

(para que podáis apreciarlo de día, os pondré unas fotos de cosecha no-propia)

2b4a41df561131e2fe9ca1d4cb8f2dbc

935b5c94f4c5f4d6e66574a87ff00b47

4664b0ffbc799194f0de3f974d40c7d8

f2a0cdddd833256d0893660ad1c5d4c2

Nota interna: Volver. Volver. Volver. Volver. Volver.

Nos vamos a dormir, mañana hay una ciudad nueva que visitar…

¿Perderemos algún tren más?

Quién sabe…

Continuará…

Escrito por

Escritora novata, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

7 comentarios sobre “Día 3 parte 2: Mulhouse, deja paso a Freiburg.

  1. Ay, cibersister, sigo tu viaje-aventura desde el principio y me encaaanta cómo lo cuentas!! Oye, digo yo, para la próxima se puede viajar con vosotras? Yo nunca me divierto tanto viajando!!

    Un besito preciosisisisisisisisima!!

    Me gusta

  2. por fin i Friburgo. La verdad es que es una ciudad muy bonita, que pena que hayáis perdido el tren, la señora y jueves son un poco desastres me parece a mí, pero vamos que el viaje parece que mereció la pena! El siguiente a Berlín! Un beso desde Asturias, hace muy bue tiempo .9

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s