Día 1. El increíble viaje de Señora y Jueves.

11/2/2014. 4:00 a.m.

La aventura comienza en una Estación del Norte más bien vacía, con cuatro gatos con cara de sueño, esperando llegar a Barcelona cargados con maletas imposibles de llevar.

Señora y yo vemos cómo se va acercando a nosotras un chico con cara de despistado. Es mono, apañado, con pintas de responsable, así que no huímos, le dejamos hablar.

Perdonad, ¿sabéis cómo se hace una captura de pantalla?

Emm…no– contestamos casi al unísono (ahora se liga así, preguntando por capturas de pantalla?)

-Es que veréis…(bla bla bla bla bla)

El chico mono responsable nos cuenta el motivo por el cual quiere hacer una captura de pantalla, y ya de paso nos cuenta su vida. Es piloto. Buen partido. El próximo viaje, esperamos que nos lleve él de un sitio a otro, así ahorramos en trenes y buses (y carreras innecesarias).

22948067-la-estacia-n-de-tren-de-valencia-en-la-noche-espaa-a-estacio-del-nord

Tren. Todo el mundo duerme. Jamás creí que me podría dormir tan rápido en un tren.

1 hora. 2 horas. 3 horas. 4 horas…

y…

BARCELONA.

Estación de Sants. McDonalds.

Recomendación: Jamás desayunéis en McDonalds, el café con leche es muerte, es únicamente leche marrón con un ligero toque de agua del grifo.

 

Y entre unas cosas y otras, mirando a un sitio y a otro, quejándonos del café con agua de grifo, casi perdemos el primer tren.

Primera carrera. Ganada esta vez. Ufff. Respiramos.

Gente extrana en el tren a Perpignan. Un señor que nos mira continuamente y que no para de anotar cosas en una libreta, tiene de politono en el móvil “Barcelooonnaaaaa!!”.

Y un chico. Ay, un chico.

Dylan, norteamericano. Rubísimo y guapísimo. Vive en las montañas. Al menos ese es el único dato que nos dió.

Ahora sólo falta saber la montaña exacta.

En fin.

Seguimos.

6263-small

PERPIGNAN

La idea era aprovechar el día hasta emprender el rumbo hacia Lyon.

Si si, vamos a Lyon por la tarde, así vemos bien Perpignan”

ERROR.

No hay consigna para guardar las maletas en la estación de tren, ni en la de bus, ni en ningún maldito lugar.

Empezamos a rogar por hoteles, cafeterías y restaurantes. Vamos hasta LIDL, donde el majete del seguridad nos hace volver a la estación, porque insiste en que “SÍ que hay consigna!”

Volvemos. Nada. Nos empiezan a mirar raro. Nadie nos ayuda, y empezamos a maldecir a Francia entera.

Hasta que vemos la luz al final del túnel. A lo lejos, al otro lado de la estación, un hotel de mala muerte, donde os aseguro que jamás querríais alojaros, nos salva la vida. Guardan maletas por 4 euros (o era 3,50?). Nuestra suerte empieza a cambiar.

YEAH!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Qué bonita se ve ahora la vida, sin maletas a cuestas, y con un par de bocatas caseros, de cara al río, tomando el solecito francés.

Ya véis, pequeños placeres.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La verdad es que Perpignan no nos gusta especialmente, está bien, pero no para tirar cohetes. Aunque lo cierto es que el casco histórico tiene su punto.

Continuamos.

Esperando en un semáforo a cruzar, un señor mayor, rarete, con pintillas de borracho, gira la cabeza como si tuviera un muelle en el cuello, y nos dice de una forma bastante inquietante…

-“Españolitaas?” (dicho a cámara lenta y con un acento raro rarro rarrrro).

Sii (caras de buenas)

-Es que yo soy de CádiS. (Cádis, con S. Acento de todo menos de Cádis)

EJEM.

Seguimos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aún sin habernos repuesto del señor siniestro de Cádiz, se nos cruza una chica en bicicleta. Nos mira. Nos hace gesto de gatita con la cara, como para intentar seducirnos, mientras emite un sonido entre miauuu y grrrrrrrrr.

Miedo.

Tras el trauma, qué nos quedaba si no bailar por la calle.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya más relajadas, emprendemos rumbo al hotel de mala muerte a por nuestra maleta, y de paso, compramos un crep de nutella por el camino (para compartir, cómo no!) y nos sisan en nuestra propia cara 40 céntimos.

Llegamos al hotel. La puerta está atascada, no hay manera de abrirla. Un tío raro, el típico que no se despega de la barra del bar del hotel ni aunque le echen con agua caliente, se aproxima hacia la puerta. Vemos su cara de ogro encarnizado a través del cristal y tememos por nuestra integridad física.

 De repente, una patada voladora abre la puerta.

Lo dicho. La gente está muy loca.

Y deseamos una copita de vino para poder sobrellevarlo mejor.

Pero no.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Adiós Perpignan.

mapa_marchas-300x180

Hola Lyon.

Continuará…

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

2 comentarios sobre “Día 1. El increíble viaje de Señora y Jueves.

  1. quiero llegar a Friburgo, pero en cuantos días habéis hecho el viaje! Qué locura! Ven a Berlín, y te haré de guía a lo Pepa,,,,,,,,,escribe ya la segunda parte por fi…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s