Sense filtres

No voy a mentir.

Hacía mucho tiempo que no veía Canal Nou ni de pasada. Ni haciendo zápping. Doy (o daba) por sentado que no hay (o había) nada que rascar, nada interesante que ver. Tampoco es que yo sea de esas personas críticas (con razones de sobra para serlo) que ponen de vuelta y media a RTVV. Ni al gobierno. Ni a la sociedad hipócrita de la que somos testigos y partícipes todos.

Simplemente, dejadme que os diga que esos temas me producen alergia, me estresan, me enervan, me caen mal.

Hay cuestiones que provocan que mi cerebro se ponga en OFF. Cuestiones que no me interesan porque considero que están generadas por pésimas personas, pésimas estrategias, pésimos valores. Cuando algo en mi vocabulario incluye el adjetivo “pésimo” pasa a una segunda fase en mi lista de intereses.

Así que no os voy a hablar de las atrocidades, de los enchufes, de la vida y milagros de cuatro incompetentes, de la indignación de muchos de vosotros. No voy a hablaros de la mayor o menor calidad que tenían sus contenidos, ni de la manipulación, ni de los abusos de poder ni de lo que no es sólo poder. Ni del PP. Ni de Rita.

En lugar de eso, prefiero contaros algo.

Prefiero contaros lo bueno.

bdc6a485893ff97f78dccff6336b8cf3

Cuando era pequeña, pasaba gran parte del tiempo al cuidado de mi abuela y mi tía abuela. Para mí, subir a esa casa (un cuarto sin ascensor en finca antigua de Extramurs) era como subir al torreón de un castillo. Me generaba emoción, miedo (por todas las generaciones veladas en determinada habitación) y paz a partes iguales.

Ellas dos eran un refugio, un remanso de amor incondicional. Eran otro mundo. Un mundo sencillo, feliz con las pequeñas cosas, discreto, callado, entregado. Eran un mundo sin filtros, sin redes sociales ni mensajería instantánea.

Ellas no aprendieron con libros, aprendieron con refranes.

Y sobrevivieron a una guerra.

Yo a veces creo que no sobreviviría ni a una gripe.

Ellas dos, “mis abuelas” pasaban gran parte de su tiempo viendo Canal Nou.

Y yo con ellas.

Desde las pelis de vaqueros (cosa que me recuerda tremendamente a mi amigo Héctor, más bien a su abuelo) hasta Babalà (aunque reconozco que nunca me gustó especialmente, y que el perro me daba mal rollo). Recuerdo ese sillón granate y el suelo de mosaico, y la leche con canela y limón, y las pelotas fabricadas con plástico y papel de aluminio.

A veces se me olvida la imagen de mi abuela hace veinte años. Sombras de ojos, largas pestañas. Ella siempre compraba para nosotros pitufos de caramelo, regaliz y chupachups de fresa con chicle, esos de “Fiesta” que están tan sumamente buenos. Y mi tía con la máquina de coser Singer que ahora coge polvo en la que era su habitación. Nunca he sido muy nostálgica, pero con los años quizás me esté ablandando.

b5f66966e2f0195dbc7235a602029a3b

Las tres veíamos juntas, entre otros programazos, “El Show de Monleon”, que no tenía desperdicio ninguno, vaya. Lo de “show”, le iba que ni pintao’. Joan Monleón con les “monleonetes”, que eran sus azafatas (aún me asombra lo original del nombre). Todo un espectáculo que podéis ver en el siguiente enlace…

Y “Canta, canta”, que eso sí que era todo un acontecimiento. Con María Abradelo llegaba la fiesta. Sí. La F-I-E-S-T-A. Ahora os reiréis y me diréis que es como la prima hermana de Leticia Sabater, pero en su momento, fue todo un personaje en Valencia, y un mito erótico para los señores 60+.

Creo que fue en esos años cuando nació mi amor a los karaokes, cuanto más horteras, mejor. Y a las canciones antiguas, y a todo lo demodé.  

 

1198325381_f

Y luego estaba Tómbola, otro programa de esos que se veía en familia, clar que si.

Ahora, a mis 25, me empiezo a dar cuenta del daño irreversible que causó esa afición tan temprana a los cotilleos.

 Con Tómbola llegó la revolución. Pioneros en marujeo del “bueno”, con esos sillones tan bonitos y finos, los de los morros, muy a juego con todo aquel (o aquella) que decidía vender sus miserias por unos cuantos miles de pesetas. La crême de la crême. Pero semana tras semana, mi hermana y yo nos lo veíamos enterito con mi madre. Que había que estar enteradas de todo, oigan!

Tómbola nos dejó los míticos enfrentamientos entre Mariñas y Karmele, y momentos tan históricos como las primeras entrevistas de la Esteban, o las historietas de Loli Álvarez y Arlequín chocándose contra la Cibeles.

Ellos sí son unos grandes de la historia española.

Tombola_TV

Pero lo que más nostálgia me genera es el mes de Marzo.

¿Cómo verá ahora mi abuela la Mascletà?

¿Dónde quedará Julio Tormo vestido de Saragüell?

 ¿Qué pasa con esas noches de la Cremà que te quedas en casa acurrucada en el sofá porque tu cuerpo ya no aguanta más fiesta? Viendo quemar falla tras falla. Castillo tras castillo. Planos aéreos de una Valencia en llamas. Magia hecha pólvora que sólo entendemos unos pocos.

¿Me vais a obligar a poner TVE, que son unos siesos, aburridos, que no viven lo que retransmiten?

Se ve que si.

Y no es que me traumatice, ni me importe en exceso, porque como ya os he dicho, no ponía el canal desde hacía años luz.

Pero me apena. Me apena ver morir parte de esos recuerdos, parte de esas tardes de parchís, brisca y bingo con la tele de fondo. Parte del poco valenciano que escucho y que hablo. Parte de esos tiempos sin filtros, cuando me hacía feliz simplemente ver a un puñado de azafatas semidesnudas con huchas en los pechos cantando “a guanyar diners, on estàn, on estàn”, o cualquier peli mala de vaqueros,  o a la Abradelo desgañitándose y moviendo el trasero.

Parte de ellas dos, y también de vosotras dos.

Parte del torreón, y parte del castillo.

Parte de esa máquina Singer, y de esos Chupachups de Fiesta.

Y no es que me importe, ya sabéis, supongo que es algo que llaman nostálgia.

Hoy os dejo esta canción, espero que os guste.

Sigue el blog por facebook pinchando aquí

Escrito por

Escritora, bloguera, adicta a Pinterest y a los espaguettis. Experta en comerme la cabeza, ñoña de manual, algo impulsiva, algo romántica. Lectora empedernida, fan del maíz y la Coca-Cola. Abonada a las noches de tarta y vino. Turismóloga y Community Manager. Empecé a escribir de broma y hoy es mi pasión, mi verdadera vocación. Mi primer libro, "Corazón de fondant" ya está a la venta. Bienvenid@. ¡Gracias por quedarte!

4 comentarios sobre “Sense filtres

  1. Nuevamente boquiabierta me dejas. No podría añadir más a lo que has dicho. Supongo que canal 9 es parte de la vida de muchos valencianos y aunque los últimos años ha sido una vergüenza de televisión pública, los valencianos merecemos tener una y que sea digna de ser valenciana. No sé si me explico. Una televisión en la que nos sintamos representados. Yo recuerdo los telediarios en verano cuando sacaban las fiestas de toooodossss los pueblos de la “contornà y més enllà! jajajajaaja, fiestas originales como en Valencia ninguna oiga!. O el precio al que estaba la clementina un día cualquiera…. No hay ningún valenciano que no recuerde la paella de Monleón, la susodicha cancioncita o los sillones de Tombola! en fin, que tienes toda la razón del mundo y que con tu post me has transmitido esa nostalgia que creía que no sentía con ese canal que últimamente me estaba cabreando en exceso, aunque la culpa no era suya, era de los que hacían uso de él.

    En cualquier caso decirte, que eres digna de ser columnista a lo Carry de “Sexo en Nueva York” o mejor aún, guionista! Que arte tienes!!!

    Me encanta como escribes, no me cansaré nunca de decírtelo.

    P.D: Aquí estoy yo que hoy no me viene la inspiración, a ver si logro escribir algo esta semana.

    Un abrazo!! Nos vamos leyendo!!!!!!!!!

    Me gusta

    1. Sigo pensando que es flipante que alguien, cuya aspiración es escribir novelas, me admire a mí, o le guste, o le encante, o lo que sea. Es alucinante, en serio, mil mil gracias!!!

      (en cuanto a C9, qué te voy a decir, totalmente de acuerdo)

      Un besazo enorme!

      Me gusta

  2. Me has dejado sin palabras…Hacia mucho tiempo que nada que leyera consiguiera emocionarme…y aquí me tienes llorando como una tonta.
    Cómo puedes haber descrito tan bien mi niñez? Acaso me conoces de algo??
    Yo también recuerdo todo eso y más, aunque tal vez hasta este momento no me había dado cuenta de todo el tiempo que ha pasado y de que son momentos inolvidables.
    Cuando leo posts como este me siento orgullosa de ti.
    Te quiero hermanita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s